El “Informe” de la Real Academia Nacional de Farmacia: Somero recuento de un fraude intelectual

El “Informe” de la Real Academia Nacional de Farmacia: Somero recuento de un fraude intelectual

 

Introducción

Entre las noticias que se pueden encontrar, la tesorería del seudoescepticismo del ARP-SAPC, Círculo Escéptico y organizaciones paralelas como APETP, que pagaron tiempo en varios medios de comunicación y sus representantes, como el ingeniero Emilio Molina Cazorla (socio de ARP), que suelen trabajar de cerca con industrias  y medios de comunicación, comenzaron a esgrimir como prueba “demoledora” un documento de 24 páginas (descontado la portadilla) emitido el 27 de Mayo del 2017 por la Real Academia Nacional de Farmacia. Como no podía ser de otra manera, los grupos seudoescépticos se dieron a la tarea de pagar a los seudo-periodistas de Hypertextual y “Xataka Ciencia”, entre otros medios como el de “Redacción Médica” y “El país”. Los del Círculo “Escéptico” concluyeron que el “informe” está ‘a tiempo y con el desprestigio que está consiguiendo esta mancia, el más importante representante a nivel científico de la farmacia española, corrobora lo que la ciencia afirma.’ Salvo que los amigos del Círculo este tengan muchas sorpresas escondidas.

El documento de la Real Academia de Farmacia (en adelante RAF) comienza por posicionarse como protectora de la seguridad de todas las personas, una vigilancia casi policial como el “Gran Hermano” de lo que deben consumir o no las personas. Todo bajo el disfraz de la mejora en la calidad asistencial. Esto lo veremos en breve cuando comienza por prometer un documento hecho desde el punto de vista científico, evaluando la seguridad y eficacia de los homeopáticos que harán ‘superar la confusión que se observa sobre la homeopatía en los medios de comunicación’ (p.2). También se relacionaran los aspectos que ciertos medios de comunicación usaron para catapultar su comunicación golpista. 

W

W7

Odio y rabia en los medios

Valerie_Jon

Más odio en twitter, la caricatura fue hecha por un socio de Círculo “Escéptico” que se hace llamar “Jon Alvárez” y se dice físico. 

Análisis a fondo

1° RAF vs Seudoescépticos

Mientras varios seudoescépticos repiten que no hay ningún estudio científico, y esto no es una broma de mal gusto, hace apenas unos días el informático Salvador López Arnal publicó una nota opinando que en homeopatía no se hacía ningún estudio doble ciego:

‘Para evitar estas influencias, en los tratamientos se practican siempre ensayos a doble ciego: ni el médico ni el paciente saben lo que dan ni lo que toman. En la homeopatía, en cambio, no se practican estos estudios de doble control’ Referencia

Schwarz

Y en 2004, Mauricio José Schwarz no dudó en poner que la homeopatía no tenía ningún estudio y no había discusión:

‘Los homeópatas no cuentan con las baterías de estudios, análisis, experiencia clínica, datos estadísticos y conocimientos anatomofisiológicos que tienen los médicos para hacer diagnósticos acertados’ Referencia

Por supuesto, ninguno de estos señores aportó referencia para soportar sus mentiras. Reiterando, son los comentarios de un físico seudoescéptico y el otro es de uno de los más visibles cabecillas del cartel de Círculo “Escéptico” (organización con conflictos de intereses y altamente cuestionable, ver aquí y aquí). En cambio, en el informe de la ANF nos muestran lo contrario:

‘La homeopatía está sometida, desde hace décadas a discusión en diferentes foros aunque solo en muy contadas ocasiones se analiza desde el punto de vista científico y de acuerdo con la situación actual del conocimiento. Los medicamentos homeopáticos son una realidad también en los países desarrollados y deberían ser analizadas bajo los mismos criterios que se aplican a otros recursos terapéuticos’ (p. 1)

¿Cómo se supone que Schwarz y Arnal no se enteraron de que desde hace décadas la homeopatía se “somete” a estudios científicos y está en discusión? ¿Es que en el 2017 los estudios de repente existen sólo porque la ANF lo emitió como comunicado oficial? Para el que no lo sabe, Schwarz aprovechó la moda para promover su nuevo libro de la “Izquierda Feng Shui”. Es un simple comerciante como algunos de sus pares que piden dinero para “investigar”… en twitter. 

W8

Todavía hay charlatanes, como Isidoro Martínez, que niegan las afirmaciones de Arnal y Schwarz.

2° Intereses, pero sólo cuando me convienen

Otra de las cosas con que la ANF comienza su retahíla es suponiendo la siempre existencia de intereses espurios detrás de los homeopáticos, pero no de los grupos seudoescépticos. Y que eso les afecta las ganancias:

‘Son muchos los intereses que se mueven en el entorno de los medicamentos homeopáticos y esta es, posiblemente, la causa del poco peso que se da a los argumentos de carácter técnico aunque nos encontremos ya en el siglo XXI.’ (p. 1.)

¿Entonces los argumentos técnicos tienen poco peso por causa de la competencia? ¿Qué clase de argumento comercial es este? Esto es tanto como creer que la Tierra no existe porque hay intereses en que los animales protejan sus tierras de la explotación de los grandes monopolios.

3° Haciendo el ridículo

El primer detalle con que nos encontramos en el documento es a continuación:

‘La homeopatía es un método terapéutico alternativo iniciado por Samuel Hahnemann (1775-1843). Está regido por tres principios fundamentales: el de similitud, el de dosis infinitesimales y el de individualización del tratamiento. Los productos homeopáticos utilizan sustancias de origen natural; mineral, vegetal o animal, de los que se obtienen “cepas” que son “diluidas” y “dinamizadas” de forma secuencial. Las diluciones, decimales de Hahnemann (XH) o centesimales de Hahnemann (CH) reducen sucesivamente el contenido del producto original. Otras diluciones menos utilizadas son la LM (50 milesimales) y las K (Korsakof)’

En realidad no existen las escalas XH de Hahnemann1, son X (diez romano) o D (decimales) o X de Hering. Hahnemann no usó escalas decimales. ¿Cómo es posible que un documento avalado por una academia cometa este tipo de errores tan elementales? 

4° Volviendo a hacer el ridículo

Si lo anterior no bastó veamos que otras sorpresas nos tienen en el “informe”:

‘El número de Avogadro (6,02 x 10 23 ) expresa el número de moléculas por mol. Si la preparación inicial tiene la concentración de 1 mol/L en una determinada sustancia, la disolución decimal requerida para que el número de moléculas sea inferior a 1 por litro es 1 parte en 1 x 10 24 (12CH ó 24XH), ya que 6,02 x 10 23 /1 x 10 24 = 0,6 moléculas por litro. En definitiva, con las diluciones habituales de los productos homeopáticos, superiores a 12CH ó 24XH, no habrá ninguna molécula del producto original en la formulación final’

Nuevamente vemos el ‘XH’, y como toda la propaganda seudoescéptica, asumen que la mayoría de productos homeopáticos son “superiores a 12CH”. Cuando esto se le preguntó al máximo representante médico de los seudoescépticos, el Dr. Edzard Ernst, se negó a responder. En otra ocasión, los de ciencia para el pueblo recolectaron una gráfico y les salió lo opuesto, donde la mayoría de potencias rara vez superaban la 12CH. Reiterando, no es una gráfica hecha por los malvados laboratorios Boiron, sino por una página que se presume “escéptica”.

W2

5° Nuevamente refutan a los seudoescépticos

En el libro del Dr. en física Arturo Quirantes, promocionado por el negocio de Naukas, podemos leer:

‘La ciencia, por el contrario, muestra gran interés en descubrir cómo funcionan las cosas, y el cómo tiene tanta importancia como el qué. Conforme pasaban los años, las técnicas de investigación en medicina y farmacología se perfeccionaban mientras los mecanismos subyacentes a la homeopatía permanecían desconocidos. La base científica que sustentaba la homeopatía se estableció poco a poco en un simple “funciona”, tesis que con diversas variaciones han mantenido los homeópatas hasta el día de hoy.’

Nuevamente vemos que Arturo Quirantes muestra una historia donde la homeopatía se habría quedado sin hacer investigación. En cambio, en el documento de la RAF podemos leer algo ligeramente distinto:

‘En 1954 los farmacéuticos Daudel y Robilliar presentaron en la Academia de Farmacia de París el resultado de sus estudios. El trabajo consistía en marcar radioactivamente bromuro potásico y hacer las sucesivas diluciones homeopáticas de la sustancia. Con el contador geiger, desarrollado por Sidney H. Liebson en 1947, registraron en cuántas de estas diluciones se emitía radioactividad. Encontraron que, a pesar de la sensibilidad de la técnica, solo hasta la 9CH el aparato detectaba actividad.’

Quirantes publicó su panfleto en 2014, así que desde hace 60 años ya había investigación. Pero la cita de la RAF no les hace mucha justicia, los autores del documento parecen ser bastante incompetentes para poner la referencia de los franceses.3 Y lo más interesante de todo es que si citan esa investigación donde detectan una señal hasta la 9CH, ¿ésta no se puede usar homeopáticamente? ¿por qué omitieron los demás estudios franceses? ¿no quedamos en que los homeópatas rechazaban la ciencia? ¿entonces por qué usan instrumentos científicos?

6° ¡Quitemos las manzanas que sirven y dejemos las podridas!

Al principio el documento de la RAF define la homeopatía como la que se usa individualizadamente, pero en adelante trata de refutarla usando estudios donde la individualización no es necesaria:

‘Lycopodium 200CH se presenta en glóbulos para administración por vía oral con sacarosa como excipiente y está indicado en la prevención y tratamiento de los síntomas gripales. La dilución 200CH supone que la concentración de la cepa original podría ser de 10 -400 , es decir que el disolvente solo podría contener la “memoria” a la que aluden los homeópatas. El Oscillococcinum es un producto homeopático que, según los fabricantes alivia los síntomas de la gripe y que procede de vísceras de pato que es “diluido” y es “dinamizado” en 200CH. Resulta sorprendente que en Pub-Med (Abril 2017) se localicen únicamente 19 referencias sobre estudios realizados con Oscillococcinum. Entre ellas figura la revisión sistemática (Cochrane Database Sys. Rev. 2009. doi: 10.1002/14651858.CD001957) referida al uso de Oscillococcinum en la prevención y tratamiento de los síntomas de la gripe. La revisión concluye que no hay soporte suficiente para recomendar el uso de este producto homeopático en esta indicación.’ (p.3)

Si había 19 referencias, ¿cómo explican las mentiras de Arturo Quirantes, Salvador Arnal y de Mauricio Schwarz? Al respecto, es correcto que el Oscillococcinum no parece eficaz para prevenir el resfriado común, pero lo que no mencionan los autores es la reducción de síntomas.4 ¿También se les olvido lo que mencionan los autores del meta -análsis respecto de la “memoria del agua”? Ahora démosles la palabra:

‘A 200K potency is so dilute that a typical dose is unlikely to contain any molecules of the starting material (Kayne 2006). The use of high dilutions, including ’ultra-molecular’ dilutions such as 200K, is the reason that homeopathy is sometimes viewed as implausible., Nevertheless, there is some evidence from in vitro biological models that ultra-molecular homeopathic dilutions elicit physiological effects. A total of some 1500 experiments have been reported (Clausen 2011). In a systematic review of in vitro biological experiments with ultra-molecular dilutions, 73% showed biological effects; many of the experiments were of high quality (Witt2007). Seventy-three per cent of replication experiments were positive, though no positive experimental resultwas stable enough tobe reproduced by all research groups. The best established such model is based on inhibition of basophil activation by high dilutions of histamine; there are multiple independent and multi-centre reproductions of this model (Endler 2010; Ste Laudy 2009). Physical research suggests that ultra-molecular homeopathic dilutions may possess anomalous water structure. Nuclear magnetic resonance (NMR) studies suggest the presence in ultra-molecular dilutionsofstablesupra-molecular structures, involving nanobubbles of atmospheric gases and highly ordered water around them (Demangeat 2004; Demangeat 2009). Low temperature thermoluminescence experiments on the properties of ultra-molecular dilutions show that a ’signature’ of lithium is detectable in ultra-molecular lithium chloride (Rey 2003; Van Wijk 2006). Rational hypotheses have been advanced to explain the mechanism of action of homeopathic or ultra-low-dose interventions on the immune system (Bellavite 2007) or in prothrombosis (Eizayaga 2011), but it remains unknown how such ultra-dilute physical properties might enable the physiological effects noted in the other biological models above.’ (Mathie, Frye, Fisher, 2015)

Se debe resaltar que en el “informe” de la RAF no se menciona en absoluto esta cantidad de investigación. Selectivamente omitieron mencionar cualquier experimento, por ejemplo la reciente revisión de Waisse (2017): 

‘Estudos in vitro demonstram inquestionavelmente atividade biológica de UDs acima do número de Avogadro, dando conta do efeito das mesmas na prática clínica. A maioria das pesquisas se origina em países onde a homeopatia é uma racionalidade médica oficialmente aceita, o que facilita o acesso a recursos de pesquisa.’

7° El aval de la irrelevancia

En el “informe” se admite la existencia de hipótesis para explicar el posible efecto, pero después hacen uso selectivo de las referencias:

‘Estas hipótesis se atribuyen a los efectos de la “dinamización” alcanzada por agitación de las diluciones sucesivas (Ball P. The memory of water. 2004. doi: 10.1038/news041004-19). Los efectos se explican por un almacenamiento de energía, por energía de excitación electrónica, ondas electromagnéticas, etc. (Grimes D. Proposed mechanisms for homeopathy are physically impossible. Focus on alternative and complementary therapies. doi: 10.1111/J.2042-7166.2012.01162.x). También se apuntan teorías sobre los cambios en la estructura de las moléculas de agua y el efecto de la energía cinética (agitación), la degranulación de los basófilos o la actividad de los fibroblastos (Ennis M. Basophil models of homeopathy: a sceptical view. Homeopathy. doi: 10.1016/J.homp.2009.11.005). No obstante se reconoce que el mecanismo por el que actúan los productos homeopáticos es, actualmente, desconocido. Las autoridades sanitarias de diferentes países han declarado que el mantenimiento de la “memoria” en el disolvente después de diluciones sucesivas “no tienen credibilidad”. (p. 4)

¿Cuáles son sus “autoridades sanitarias”? ¿Son relevantes? Veamos las que usaron:

⊕En 2004 Phillip Ball, químico y discípulo de John Maddox, escribió una columna de opinión en Nature. En esta, Ball describe más o menos bien el caso de Jacques Benveniste, y en todo momento su único argumento en contra es que como los enlaces de hidrógeno no pueden durar más que unos cuantos picosegundos, entonces es imposible la memoria del agua:

‘The idea that water molecules, connected by hydrogen bonds that last for only about a picosecond (10-12 seconds) before breaking and reforming, could somehow cluster into long-lived mimics of the antibody seemed absurd

El escrito de Ball no fue revisado por pares y omitió numerosas investigaciones científicas.

⊕En 2012, David Grimes, ingeniero, publicó una nota en la revista de medicinas complementarias, en donde omite las bajas potencias y con el mismo argumento de Ball concluye que la memoria del agua es igualmente imposible. Pero hay peros, veamos, según Grimes todos los intentos de laboratorios independientes por replicar los hallazgos de Benveniste han sido un fracaso:

‘Attempts by other independent laboratories to replicate Benveniste’s findings also ended in failure, and questions were raised about two of Benveniste’s original team who were funded by French homeopathic giant Boiron. The 1987 paper in Nature is considered an example of pathological science by the scientific community; yet, to this day, it is still quoted by homeopaths to support their belief.’

⊗Y Grimes es tan incompetente que le da fecha de 1987 a un artículo que se publicó en 1988. Al final agradece a Ernst: ‘The author would like to thank Professor Edzard Ernst of Exeter University, UK, for his insight and editorial assistance’. ¿Por qué no tuvo la asistencia de un físico experto en el área? ¿por qué no pudo leer el artículo de Benveniste? 

Las referencias de Grimes son tres:

|Hirst SJ, Hayes NA, Burridge J et al. Human basophil degranulation is not triggered by very dilute antiserum against human IgE. Nature 1993; 366: 525–7.

En 1993 Hirst y colaboradores intentaron repetir el experimento Benvensite, pero un tiempo posterior Benveniste señaló al menos 15 errores que invalidaban el experimento como intento de reproducibilidad (Benveniste, Ducot & Spira, 1994). A pesar de esto, lo autores encontraron que había una variación bastante más marcada en los “homeopáticos” comparados con el grupo control. Para enmascarar los resultados, los autores decidieron agrupar todos los resultados para minimizarlos. Y aún así tuvieron que admitir la existencia y la no existencia del efecto, es decir, existe pero no existe ¡porque no fue reproducible en el mismo grado! O eso parece:

‘Our results contain a source of variation for which we cannot account, but no aspect of the data is consistent with the previously published claims… We have been unable to find any evidence that very high dilutions of anti-IgE, succussed or unsuccusses, cause any reproducible efrfects on the degranulation of human basophil leukocytes’ (Hirst, 1993).

Tuvieron el descaro de poner que ninguno de los resultados era una confirmación de los de Benveniste, pese a que él mismo admite en su estudio original el detalle de la variación de los picos:

‘The repetitive waves of anti-IgE-induced degranulation were reproducible, but the peaks of degranulation could shift by one or two dilutions with every fresh sequential dilution of anti-IgE and depend on the blood sample.’ (Davenas, et al, 1988).

Años más tarde, el físico Italo Vecchi re-analizó los datos de Hirst demostrando que apoyaban a Benveniste: 

W3

| Ovelgonne JH, Bol AW, Hop WC, van Wijk R. Mechanical agitation of very dilute antiserum against IgE has no effect on basophil staining properties. Experientia 1992; 48: 504–8.

En 1992 un equipo de holándeses intentó repetir el experimento Benveniste, el resultado fue “negativo” pero en realidad no usaron un grupo control “placebo”, Sin embargo, los autores recomendaron hacer más investigación: 

‘We are of the opinion that if conclusive information about this subject is to be obtained, it is necessary that an experimental model be investigated by a number of independent laboratories(Övelgonne, 1992)

¡Y estos experimentos ya se realizaron! (ver el siguiente)

-> Belon P, Cumps J, Ennis M et al. Inhibition of human basophil degranulation by successive histamine dilutions: results of a European multi-centre trial. Inflamm Res 1999; 48: 17–8.

Grimes usa equivocadamente esta referencia, si vamos al artículo los autores fueron más cuidadosos y tomaron en cuenta aquellas células más sensibles (tal como Benveniste recomendó):

‘A total of 3674 datapoints were collected from the 4 laboratories, of which 840 were invalid at the 0.1% level of risk. Combining all data in the presence or absence of histamine dilutions, the overall effect was highly significant (p < 0.0001)… These data confirm previous findings that histamine, at very high dilutions, inhibits anti-IgE induced basophil degranulation. In 3/4 of the independent laboratories a statistically significant inhibition was found and in the fourth laboratory the results approached significance. Overall there as a small but statistically significant percentage inhibition of anti-IgE induced basophil degranulation.’ (Belon, et al, 1999)

Hay una explicación, Grimes no leyó este artículo y lo citó como le convino. Esto sugiere que Ernst tampoco leyó las referencias.5 James Randi intentó refutar estos experimentos,6 pero fracasó cuando se supo de su incompetencia y el fraude del programa Horizon BBC.7

-> En 2009 Madeleine Ennis publicó un recuento de la investigación en el estudio de la histamiana en altas potencias, la autora admite que a pesar de 20 años de investigación (en ese entonces) hay poca estandarización entre laboratorios, pero no niega un posible efecto:

‘Certainly there appears to be some evidence for an effect – albeit small in some cases – with the high dilutions in several different laboratories using the flow cytometric methodologies.’ (Ennis, 2009)

Y esta respuesta crítica se publicó no en una revista basura como “el escéptico”, sino en Homeopathy, editada por ElSevier.

8° Contradicciones

En el “informe” los de la RAF admiten que hay algunos resultados que son ‘positivos aunque con validez limitada, obtenidos en algunos estudios sobre prevención de enfermedades infecciosas no es razón suficiente para promover el uso de medicamentos homeopáticos como una alternativa a la vacunación.’ (p. 4). No mencionan por qué son inválidos, no los citan y mezclan peras con manzanas (estudios de prevención vs tratamiento) entonces ¿en qué quedamos? Por otro lado, admiten que hay organizaciones homeopáticas que no necesariamente son anti vacunas, pero no menciona nada de que los medios pagados por los seudoescépticos propagan rumores inventando que todos los homeópatas supuestamente rechazan la vacunación.8

9° La irrelevancia o el no saber que poner

Los autores del documento continuan con que la homeopatía se trata de un método individualizado, pero luego que: ‘Esta característica es una complicación importante para el diseño e interpretación de resultados en los estudios clínicos de los medicamentos homeopáticos ya que con frecuencia se mezclan estudios de homeopatía individualizada con otros sin individualización’ (p. 4). Entonces, otra vez despachan los resultados de la homeopatía individualizada usando datos del Oscillococcinum, que no es individualizado.

10° Si no es de mi color, entonces no es humano y es inferior

Una de tantas cosas que los seudoescépticos siempre han mencionado es que como la homeopatía no muestra una relación curva dosis respuesta lineal, entonces es falsa. Pues aunque no lo crean, esto es lo mismo que repiten en el “informe”:

‘Los productos homeopáticos no cumplen la relación entre la dosis administrada y los efectos producidos que se utilizan con fines terapéuticos. La respuesta al tratamiento, según los homeópatas, se relaciona con la sensibilidad del paciente y la necesidad de superar un “valor umbral”. Esta consideración difiere del concepto dosis-respuesta básico en la terapéutica farmacológica’ (p. 5)

Es muy probable que estos autores jamás leyeran lo que es la hormesis. Salvo que, irónicamente, los mismos autores mencionan un debate entre el Dr. Ernst y el Dr. Fisher donde se la menciona:

‘En 2015 el British Medical Journal publicó el artículo “Should doctors recommended homeopathy? (doi.org/10.136/bmj.h3735) en el que se enfretan las opiniones sobre homeopatía del Dr. Edzard Ernst, profesor emérito de la Universidad de Exeter y del Dr. Peter Fisher especialista en homeopatía del London Royal Hospital. Aunque se analizaban diferentes aspectos sobre los pros y contras de la homeopatía reproducimos aquí la contestación de los dos médicos a la pregunta: ¿Hay una explicación racional?

Dr. Ernst: “Los principios que sustentan la homeopatía no son científicos. La acción de la homeopatía no tiene explicación racional. Los medicamentos homeopáticos están generalmente demasiado diluidos para tener algún efecto”.

‘La homeopatía es parte de una familia de fenómenos toxicológicos y farmacológicos caracterizados por reacciones secundarias, inversas o paradójicas a los medicamentos o las tóxicas en función de la dosis, el tiempo o de ambos. Estos incluyen hormesis (el efecto paradójico, estimulante o beneficioso de las dosis bajas de toxinas), la farmacología paradójica, y el efecto rebote. Comparte con el Dr. Ernst que la controversia en homeopatía recae en que algunos medicamentos están altamente diluidos, incluyendo diluciones “ultra- moleculares”, en los que es muy poco probable que cualquier materia original esté presente. Señala que esta es una gran preocupación científica y fuente de la opinión de que la homeopatía no funciona porque no hay principio activo’. (p. 19)

Numerosas revisiones sobre la relación entre hormesis y homeopatía fueron descartadas por que sí. A pesar de estar publicadas en revistas “convencionales”. Por ejemplo:

Bell et al (2015):

‘The scientific answers obtained to date are that homeopathic medicines are not and do not act like conventional bulk form drugs… It is no longer sufficient, however, to use the circular argument that any study demonstrating positive biological or clinical effects is a fluke because of the lack of any plausible active agent in homeopathically-prepared medicines.’

Khuda (2014):

‘At the present state of our knowledge, the mechanism of action of homeopathic medicines diluted beyond Avogadro’s limit is extremely difficult to comprehend without the help of a suitable working hypothesis. In view of the presently available knowledge, a fairly complete sequence of events can now be stitched’

Comentario en Nature, edición Asia (no su filial británica) sobre una rigurosa investigación:

‘Researchers have discovered that very highly diluted homeopathic drugs can modify gene expression in cervical cancer cells.

To probe the effects of homeopathic drugs on gene expressions, the researchers prepared two homeopathic drugs by highly diluting alcohol-based root extracts of two medicinal plants: Hydrastis canadensis and Marsdenia condurango. They then treated cultured cervical cancer cells with the drugs and a placebo drug for two days in a carbon dioxide incubator.

The homeopathic drugs activated a host of genes, triggering apoptosis — a process that kills cancer cells in a controlled way. The drugs induced cell death by altering DNA methylation, an epigenetic process that is known to modify gene expression without changing DNA sequences.

Of all the activated cancer-related genes, a marker gene known as SMAD4 was found to be activated by the homeopathic drugs. This gene triggers a cascade of cellular events that eventually suppress tumour growth.

“Since the homeopathic drugs are very highly diluted, they are non-toxic and could be used as nanomedicines for personalized treatment that depends on the individual genome,” says lead researcher Anisur Rahman Khuda-Bukhsh.’

11° A vueltas con los meta-análisis

Sin excepción, los seudoescépticos siempre repiten que todos los meta-análisis “demuestran” que no hay efecto en la homeopatía. Y no es menos popular que el “informe” repita lo mismo. Al respecto, ellos intentan refutar tres meta-análisis o flexibilizar los detalles mínimos, a más no poder, todo para construir su realidad paralela. Los meta-análisis son:

|Linde K y cols. Are the clinical effects of homeopathy placebo effects. A meta-analysis of placebo-controlled trials. The Lancet 1997; 350: 834-43

|Linde K y cols. The methodological quality of randomized controlled trials o homeopathy, herbal medicines and acupuncture. International Journal of Epidemiology 2001; 30: 526-31.

|Shang A. Are the clinical effect of homeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homeopathy and allopath. The Lancet 2005; 366: 726-32.

Para no hacer largo esto, he publicado la critica en otra entrada.  Aunque sí es necesario añadir algo más, los autores del “informe” parecen estar de acuerdo con una crítica reciente de George Vithoulkas: 

‘El Prof. Vithoulkas hace en este artículo casi una “enmienda a la totalidad” de los meta-análisis que se han publicado. La crítica principal, según el autor, es que: la mayoría de los ensayos clínicos incluidos en los meta-análisis no respetan los principios de la homeopatía ni las indicaciones de los remedios homeopáticos prescritos [a los pacientes].’ (p. 21)

Pero se les olvidó poner esto:

‘First, it is imperative that from the point of view of homeopathy, the above-mentioned principles should be discussed with expert homeopaths before researchers undertake the design of any homeopathic protocol.’ (Vithoulkas, 2017).

12° Ya no podemos ocultar la montaña, ¡necesitamos una alfombra más grande!

Hace unos años la página “Cienciodies” publicó una imagen donde definió a la homeopatía como una “seudociencia”. En esta imagen se ponía que la homeopatía sólo contaba con resultados anecdóticos y que no había revisiones.

Ciencioides 2

Los seudoescépticos pierden la batalla

Pero, de nuevo, y contradiciendo a los seudoescépticos, el “informe” no tuvo más que admitir lo que sigue:

Son numerosos los estudios clínicos bajo la hipótesis de que, en una determinada patología, los medicamentos homeopáticos resultasen estadísticamente más eficaces que el placebo.’ (p. 7).

¿Dónde quedan ahora los seudoescépticos que afirman lo contrario? Pues los de la RAF no deciden “rendirse”, comienzan a poner excusas como que los sesgos, el tamaño de la muestra y los métodos estadísticos son siempre la fórmula mágica que explicalos “defectos” en todos los estudios, o se van hasta que los resultados ‘no son, con frecuencia, cuantitativos ya que están basados en puntuaciones que pueden tener algún sesgo psicológico’ (p. 7), sin tomar a cuenta de que varios de estos estudios fueron hechos con doble o triple ciego.

13° N… absurdos

En el “informe” se detalla que los “ensayos” clínicos son el patrón oro de la medicina, que todos ellos son validos siempre que sean de calidad, y que se basaron en las guías  que delinean los criterios para asignar la calidad de un estudio, en particular de las Guías de Práctica Clínica (GPC) publicadas en 2004 y del Programa de GPC en el sistema nacional de salud. Una de las razones por las que rechazan los estudios de homeopatía es porque la calidad general de los mismos es baja, y para ello se inventan un detalle interesante:

En este sentido podría ser interesante medir además, variables más objetivas con objeto de detectar el beneficio psicológico de la homeopatía. El tamaño de la muestra suele ser bajo, entre 50 y 100 pacientes debido a las dificultades de reclutamiento y a los problemas de financiación. Como es sabido, el tamaño de muestra en los ensayos clínicos convencionales se incluyen entre 500 y 2.000 pacientes o incluso un número superior. Una solución para aumentar el tamaño de la muestra es recurrir a las técnicas de meta-análisis, que recopilan un número significativo de estudios clínicos, analizan su calidad en base a posibles riesgos de sesgo y combinan los resultados utilizando pesos estadísticos para ponderar los diferentes estudios en base a su precisión’ (p. 7).

Estos autores se inventan que el tamaño de la muestra de un estudio “convencional” es de mínimo 500 a 2 000 pacientes, a pesar de que no sustentan su suposición o de que el Ministerio de Sanidad frecuentemente realiza estudios con 80 o 90 pacientes y con estos aprueban fármacos. Para comparar, el informe australiano (ver más adelante) que usan a su favor, considera que un estudio de 150 pacientes es el criterio mínimo para considerarlo riguroso. Si su lógica fuera correcta, entonces gran parte de los tratamientos usados deberían ser retirados por no basarse en estudios con ese tamaño muestral. Por ejemplo, en Lancet se publican estudios fase IV con 252 pacientes o menos, y según la RAF estos resultados no son suficientes para tomar decisiones clínicas.

14°. ¿Y ahora qué hacemos?

El “informe” concluye:

‘La Real Academia Nacional de Farmacia considera que desde un punto de vista científico no hay argumentos que apoyen la eficacia de los medicamentos homeopáticos y justifiquen su utilización clínica. Este método terapéutico puede crear falsas expectativas, sustituir a los tratamientos con eficacia demostrada, retrasar la consulta médica, etc., y pueden poner en riesgo la salud de los ciudadanos.’ (p. 24)

¿Cuáles fueron sus argumentos de peso? Dos meta-análsis:

|Mathie y cols. “Randomized placebo controlled trials individualized homeopathic treatment: systematic review and meta-analysis”. Systematic Reviews, 2014. doi: 10.1186/2046-4053-3-142.

Los de la RAF admiten:

‘Los autores señalan que en los meta-análisis previamente publicados no se diferencia si es homeopatía individualizada o isopática y, además, se incluyen diferentes patologías. Por ello los meta-análisis tienen una debilidad metodológica.’ (p. 7)

Si los meta-análisis anteriores tienen debilidades metodológicas, como el que publicó Lancet en 2005, ¿cómo pueden afirmar que estos refutan la homeopatía? Pero si esto no basta los autores del “informe” intentan retorcer las conclusiones del meta-análisis de Mathie et al:

‘Considerando globalmente ambos subgrupos con un modelo de efectos aleatorios se encontró un valor combinado para la OR de 1,53 con un IC al 95% de 1,22 a 1,91 lo que estaría a favor de la homeopatía frente al placebo. En un segundo enfoque Mathie y cols. hicieron otros dos subgrupos, uno con 9 estudios con grado de evidencia dudosa y otro con 3 estudios con grado de evidencia segura. Si nos fijamos solo en los 3 estudios con evidencia segura se observa que 2 de los 3 estudios tienen OR de 1,84 (0,63-5,36) y 1,77 (0,66-4,72) y como los intervalos de confianza incluyen el valor OR = 1 (no efecto) significaría que no son significativos individualmente.’ (p. 8)

Los autores de la RAF se quejan de que dos de los tres estudios con menor riesgo de sesgo no son significativos porque los IC ‘incluyen el valor OR = 1’, como si esto constituyera una crítica (que bien puede ser aplicada a cualquier otro estudio). La gráfica de bosque indica claramente que esos dos estudios son uno de Jacobs y uno de Bell. Pero para los tres casos el OR excede el 1. Además, dos de los estudios de Jacobs con homeopatía individualizada ya habían sido analizados en otro meta-análisis (Jacobs et al, 2003). Ese meta-análisis no fue tomado en cuenta por la RAF.

El metanálisis de Mathie et al, claramente indica que con el conjunto de estudios incluidos la homeopatía obtuvo una probabilidad  de ser 1.5 a 2 veces mayor que el placebo. Este meta-análisis prueba que no existe una correlación absoluta entre que un estudio de mayor calidad obtenga peores resultados para la homeopatía individualizada.

W4

|Robert T. Mathie y cols. Randomized, double-blind, placebocontrolled trials of non-individualized homeopathic treatment: systematic review and meta-analysis. Systematic Review , 2017. doi: 10.1186/s13643-017-0445-3.

Los de la RAF admiten que este nuevo meta-análisis en homeopatía no individualizada fue realizado por el Instituto de Investigación Homeopática de Londres (HRI). El meta-análisis no concluye nada a favor o en contra, excepto que los autores encontraron que, en conjunto, el efecto de los homeopáticos no individualizados en potencias mayores a la 12C no probaron un “efecto robusto”. Pero si apreciamos adecuadamente la gráfica notamos que en el subgrupo de tipos de homeopatía la conclusión aplica sólo a los de “remedio fijo” (single). Además, los autores encontraron que pese al sesgo de publicación esto no descarta suficientemente algún posible efecto, aunado a que no tomaron en cuenta nuevos estudios. Los propios autores del “informe” están de acuerdo con las conclusiones del segundo meta-análisis, en cuanto a hacer estudios con mejor diseño metodológico. Esto contradice las tonterías de la página de “ciencioides” de que no hay revisiones o de que no se publican investigaciones “negativas”. 

15° Los animales placébicos

La RAF trata de encubrir su incapacidad de refutar la totalidad de investigaciones con la siguiente declaración:

‘Los productos homeopáticos son también utilizados en medicina veterinaria con objeto de tratar o prevenir diferentes patologías en animales. El trabajo “Veterinary homeopathy: meta-analysis of randomized placebo-controlled trials” (Mahie RT, Clusen J. Homeopathy 2015: 1-6) analiza los resultados procedentes de 15 estudios publicados en los que se evalúa la eficacia de los productos homeopáticos frente a placebo. La conclusión de este metaanálisis fue la siguiente: “La evidencia de la eficacia de los productos homeopáticos es muy limitada, el número de animales incluidos en los estudios es baja y los ensayos tienen escasa calidad”.’ (p. 11)

Lo que los autores olvidan mencionar es que ese meta-análisis concluye que existe al menos alguna investigación científica de alta calidad:

‘From meta-analysis of RCTs of veterinary homeopathy, there is some very limited evidence and mainly from prophylaxis trials e that clinical intervention in animals using homeopathic medicines is distinguishable from corresponding intervention using placebos(Mathie & Clausen, 2015).

Los de la RAF mencionan la última revisión (Doehring & Sundrum 2016) donde la mayoría de estudios tienen resultados positivos, a pesar que por el momento ninguno ha sido reproducido, lo que no quita el hecho de que, incluso con grupos control y placebo, los resultados son bastantes y prometedores:9

‘In a considerable number of studies, a significant higher efficacy was recorded for homeopathic remedies than for a control group. therefore, the potential medical efficacy of homeopathy under certain conditions cannot be ruled out. However, this does not necessarily imply that homeopathic remedies are effective under different conditions’

16° Seudoescépticos irresponsables

Hace unos años todavía se festejaba el “suicidio homeopático” donde sus defensores aseguraban que todos los homeopáticos eran nada, entonces no había problema en tomar cualquiera porque se trataba de simple “agua con azúcar”. Ahora el “informe” de la RAF les viene a contradecir cuando mencionan que hay algunos reportes de toxicidad con casos de bajas potencias:

‘Otros productos utilizados son acónito, queroseno, talio, etc. que pueden producir intoxicaciones incluso a bajas concentraciones. Los efectos adversos indirectos están relacionados con el agravamiento de los pacientes con patologías graves como la leucemia, la neumonía o la dermatitis atópica, por ausencia de eficacia’ (p. 10)

¿Por qué los seudoescépticos no hacen una “demostración” del suicidio con estos productos a bajas potencias?

17° El umbral de estudios depende de nuestros intereses

En una parte del “informe” se aprecia esto:

‘En 2012 se publica en BMC Cancer el estudio “Can treatment with Cocculine improve the control of chemotherapy induced emesis in early breath cancer patients? A randomized, multi-centered, double-blind, placebo-controlled Phase III trial”. En este ensayo se incluyen 431 pacientes diagnosticados de cáncer de mama no-metastásico después de recibir 6 ciclos de quimioterapia. Cucculine es un producto homeopático comercializado por Laboratorios Boiron, que contiene: Cocculos indicus 4C, Strychnos nux vomica 4C, nicotiana tabacum 4C, petroleum rectificatum 4C ac. 0,375 mg. Es estudio concluye que asociado al tratamiento antiemético convencional cucculine no mejora el control de náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia del cáncer de mama.’

El gran problema es que no hay ningún “Cucculin”, es Cocculine, y no tiene “Cocculos”, es Cocculus. Además, ¿no quedamos en que los únicos estudios validos son lo que tienen como mínimo 500 pacientes? ¿por qué usan uno con 431 pacientes para concluir lo opuesto? ¿por que no mencionan que ese estudio también reportó una mejora en la calidad de vida?  ¿dónde están las voces “escépticas” que comentan que Boiron nunca publica estudios “negativos”?  Pues sí, lo hace, y no sólo Boiron. Además, el estudio incluyó en total 403 pacientes (menos de 500 pacientes). Y en ese estudio los autores admiten haber usado escalas subjetivas, contradiciendo al propio “informe”. Por otro lado, debe mencionarse que omitieron poner el estudio clínico con 445 pacientes, triple ciego, que tiene resultados en favor de la homeopatía (Siqueira et al, 2016). Es decir, los criterios de la RAF son inconsistentes y contradictorios.

18° ¡El cherry picking es nuestro mejor trabajo!

Como no podía faltar, los de la RAF usan el informe australiano para sustentar sus conclusiones:

‘El National Health and Medical Research (NHMRC) del gobierno australiano ha emitido un informe titulado: “Effectiveness of homeopathy for clinical conditions: Evaluates of de evidences” (Octubre 2013), en donde se realiza una revisión basada en los criterios incluidos en el Cochrane Handbook of Systematic review of interventions (capítulo 22). En esta evaluación se han incluido 57 revisiones sistemáticas valorando la evidencia en 68 situaciones clínicas con un número de participantes inferior a 150 en 36 de las condiciones clínicas examinadas. Estas revisiones presentan importantes limitaciones metodológicas relacionadas con los criterios de inclusión de los estudios, el fracaso de seguimiento, las variables evaluadas, los resultados obtenidos, etc. En esta evaluación el NHMRC, considera que se disponen de suficientes ensayos clínicos para realizar el análisis de la eficacia de la homeopatía en una variedad de situaciones clínicas. La evidencia disponible no es convincente y fracasa para demostrar que la homeopatía es efectiva en el tratamiento de las situaciones clínicas evaluadas.’

El informe no se basó en los manuales de la Cochrane, sino en sus propios métodos ad-hoc y una versión de las guías ARMSTAR. En otro punto los autores del “informe” no tienen pena en mencionar el meta-análisis del HRI Institute, pero se les olvidó mencionar el análisis de la misma organización que claramente pone como un fraude al informe australiano, donde los puntos más destacados son:

NHMRC did the review twice. They rejected the first report, despite it being undertaken by a reputable scientist who is an author of NHMRC’s own guidelines on how to conduct reviews.

The existence of the first report has never been disclosed to the public – it was only discovered by AHA through Freedom of Information (FOI) requests.

NHMRC said the results of their 2015 report were based on a “rigorous assessment of over 1800 studies”. In fact results were based on only 176 studies.

NHMRC used a method that has never been used in any other review, before or since. NHMRC decided that for trials to be ‘reliable’ they had to have at least 150 participants and reach an unusually high threshold for quality. This is despite the fact that NHMRC itself routinely conducts studies with less than 150 participants.

These unprecedented and arbitrary rules meant the results of 171 of the trials were completely disregarded as being ‘unreliable’ leaving only 5 trials NHMRC considered to be ‘reliable’. As they assessed all 5 of these trials as negative, this explains how NHMRC could conclude that there was no ‘reliable’ evidence.

Professor Peter Brooks, Chair of the NHMRC committee that conducted the 2015 review, initially failed to declare that he was a member of the anti-homeopathy lobby group ‘Friends of Science in Medicine’.

In violation of NHMRC’s own guidelines there was not one homeopathy expert on the committee.

Los parecidos entre el “informe” de la RAF, “Farmaciencia” y el método de la NHRMC son tan idénticos que sobrarían palabras para describirlos.

19° El miedo como factor de coacción

En una parte mencionan: ‘Este informe no pone en discusión toda la labor de los médicos homeópatas ya que se centra exclusivamente en la contribución de los medicamentos homeopáticos’ (p. 4), pero más adelante juzgan con los documentos de ‘FarmaCiencia’ (otra organización creada por ARP-SAPC) donde ‘ha emitido diversos comunicados sobre el fraude que representan los productos homeopáticos.’ (p. 16). Y en otra página, sin pruebas indican: ‘Son evidentes los riesgos que se derivan para el paciente y la repercusión clínica y económica para el sistema público de salud’ (p. 14), ¿Desde cuando el “evidente” es una prueba de algo?

En todo el panfleto tenemos una adoración hacia Farmaciencia como ‘una asociación creada recientemente (24 de Marzo de 2017) constituida por farmacéuticos preocupados por la calidad de la terapéutica farmacológica y con actividad a través de las redes sociales.’ (p. 16). Lo que no mencionan es que tal campaña fue creada, financiada y montada por el ARP-SAPC a cargo de su director, el geógrafo Alfonso López Borgoñoz (presidente del ARP),10 junto con el economista José Luis Ferreira. Ellos creen tener mejor capacidad y experiencia que los médicos y farmacéuticos dedicados a la investigación.

W6

Bogoñoz admitiendo que el “informe” es lo definitivo.

En otras partes del “informe” se citan como autoridad la carta de 150 científicos españoles para que la ‘homeopatía no sea avalada por ninguna organización científica, gubernamental, universitaria ni por los colegios profesionales.’ (p. 16). Pero no mencionan que la mayoría no son médicos o profesionales de la salud, son físicos, entre ellos el infame Daniel Manzano, capaz de mentir cuando la situación se lo permite. Y otros son los mismos que aparecen en ARP-SAPC o Círculo “Escéptico”. ¿O qué hay de los embaucadores de la APETP y del grupo PRISA?

En otra parte citan que ‘la Academia de Ciencias de Rusia ha publicado un informe generado por la commission on pseudoscience and research fraud, que analiza la información disponible sobre la homeopatía declarando que “las bases teóricas de la homeopatía no tienen valor científico y que los tratamientos con productos homeopáticos son ineficaces’ (p. 18). No hay ninguna “commission on pseudoscience and research and fraud”, es la Commission Against Pseudoscience and Falsification of Scientific Research. Esta organización fue incrustada en la Academia Rusa de Ciencias 1999 por un empleado del “Comité de Investigación Escéptica” (antiguamente conocido como CSICOP) (Ginzburg, 2005). Este comité ex profeso se mantuvo sin actividad hasta hace dos años y evitaron mencionar que uno de los autores del mentado informe fue despedido por tener conflictos de intereses. Se trata del Dr. en matemáticas Alexander Panchin, un seudoescéptico ruso con conflictos de intereses por parte de Monsanto que en el 2012 intentó defender la seguridad de los mismos en la agricultura mediante modelos matemáticos a priori. El resultado fue un completo desastre, Panchin fue despedido como representante en el informe ruso contra la homeopatía y denunciado por corrupción por parte de otros científicos rusos con respecto de los OGM.

20° “Informes, informes y más informes”… de la industria seudoescéptica

En otra parte se intentan proteger con la publicación de un abogado:

‘El artículo publicado en el Journal of Law and Medicine (Ian Fieckelton, Editorial, 7- 23, 23 de julio de 2015) analiza la situación legal y regulatoria que afecta al sector homeopático, incluyendo el informe de 2010 del Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, el informe de 2015 del Consejo de Investigación Médica y Salud Nacional de Australia así como las acciones adoptadas por la Food and Drug Administration. De acuerdo al contenido de estos informes se considera que la eficacia de la terapéutica homeopática no puede ser justificada con los principios de la atención sanitaria basada en la evidencia.’ (p. 15)

No es una sorpresa que los autores olviden citar la refutación de Levy & Gadd (2012) publicada en la misma revista. Los errores que señala Levy a Fieckelton son abundantes. Fieckelton intentó defenderse de una manera patética tratado de poner los ejemplos más extremos como el proving del Muro de Berlín, lo que sería lo mismo que si mencionaran que hay seudoescépticos delincuentes como representantes de todos los demás (por ejemplo,  el brazo derecho de DJ Grothe que robó cantidades sustanciales de dinero de la JREF, el seudoescéptico Brian Dunning que literalmente estafó a eBay o podríamos continuar con Randi y su pedofilia o con Luis Alfonso Gámez y su charlatanería). También se les olvida mencionar que el “informe” de Reino Unido no fue tal, es un panfleto de 25 páginas donde los autores son nada más y nada menos que Edzard Ernst, Evan Harris y la litigante Tracey Brown (fundadora del lobby Sense About Science). Ella trabajó junto al ACSH (American Council and Science and Health) y el grupo de Jon Entine (que incluye en su equipo a Edzard Ernst, Stephen Barrett y a Elizabeth Whelan -fundadora del ACSH-, los tres son socios del CSICOP).

Grupos como Sense About Science, Forbes, CSICOP, Science Media Centre, Nightingale Collaboration y el “STATS” han estado envueltos en una serie de escándalos que algunos de los medios más poderosos, como Forbes, intenta minimizar. Entra los casos que podemos mencionar está el recibir dinero de Coca Cola,11 de la industria tabacalera y de la financiación de la infame Armada Monsanto (grupos de trols financiados por Monsanto, junto a Genetic Literacy, para hacer comentarios a favor de esas empresas y llamar “magufos”, “anti transgénicos” a los que critican sus fuentes) con objetivo de relajar las medidas de seguridad de los mismos, tal como la industria tabacalera lo hacía en los años 50. Brown influyó en el “informe” británico, a pesar de que el Gobierno y la moción de 70 parlamentarios rechazaron su propuesta. No se debe perder de vista que los seudoescépticos buscan controlar la Wikipedia.

W9

Así actúan algunos seudoescépticos: Monsanto ante  el tribunal de California, ver litigio aquí.

21° Preocupa su expansión

A los autores del “informe” les vino bien intentar refutar la inclusión de la homeopatía en Suiza, para eso intentaron copiosamente calcar la seudocrítica del físico Arturo Quirantes contra el informe. Para muestra de un botón lo que viene en el libro de este señor:

El Informe Bornhöft-Matthiessen (a partir de ahora “el Informe”) es, sencillamente, un estudio realizado por homeópatas dentro del llamado Programa de Evaluación sobre Medicina Complementaria, organizado por el gobierno suizo con el fin de determinar si los tratamientos de medicina alternativa deberían ser cubiertos por el servicio suizo de salud (habían sido provisionalmente autorizados en 1998 a la espera de su autorización definitiva). El Informe es la respuesta de los homeópatas, su contribución al debate. Nada más’ (Quirantes, 2014).

Aquí se nota claramente que Quirantes intenta descalificar a los autores del informe tratándolos como unos homeópatas analfabetos, típico de los seudoescépticos que vienen con la descalificación a priori o directamente su arrogancia los delata. Pero si vamos a la ficha de los autores, algo que el mismo Quirantes pudo leer (si es que realmente leyó el libro):

Homeópata

 Nombre

No

Klaus von Ammon

X

Stephan Baumgartner (Dr. en física)

X

Denise Bloch

X

Grudun Bornhöft

X

René Gasser

X

Peter Matthiessen

X

Peter Mattmann

X

Stefanie Maxion

X

Marco Righetti

X

André Thurneysen

X

Christine Vogt

X

Ursula Wolf (Dra. En ingeniería biomédica)

X

Martin Wolf (Dr. en ingeniería)

X

6 de 13 autores son homeópatas, todos con grado universitario en medicina.

Ahora veamos la posición de la RAF:

‘El “Informe suizo” fue publicado en 2011 en forma de libro en lengua alemana,aunque está disponible en inglés (“Homeopathy in Healthcare: Effectiveness, appropriateness safety, cost. B Matthiessen. Spring-Verlag, Berlin 2011). El documento ha sido ampliamente criticado desde los ámbitos científicos señalando que la eficacia de la homeopatía no fue establecida mediante un meta-análisis o una revisión sistemática sino apoyándose exclusivamente en cuatro estudios clínicos.’

Si su crítica es real entonces también deberían descartar el “informe” de Reino Unido que no incluyó ningún meta-análisis, como tampoco se hizo en el informe Australiano. Por otro lado, es una mentira que el informe Suizo-Alemán se basará sólo en cuatro estudios. Como se puede ver en el informe original, el de 2006 y que Arturo no mencionó, los autores citan tanto investigación de laboratorio, observacional y doble ciego:

22 reviews were included. After examination of the title lists 60 studies were first selected, of which, however, 38 were again excluded. This was mostly because they were not systematic reviews…

‘Pre-clinical research supports the view that high-potentized remedies can induce measurable effects in living systems. In clinical studies, taking internal and external validity criteria into account, effectiveness of homeopathy can be seen as clinically evident, and certified application as safe. From a methodological point of view positive evidence of homeopathic effectiveness is all the more remarkable, as in most research studies basic rules of classical homeopathy were violated. In those studies for purpose of scientific recognition internal validity is often more highly weighted than external validity, which may comprise an increased risk of false-negative results.’ (Bornhöft, 2006).

Y en el libro, que es la actualización del informe, notamos en la página 49 que sí hubo una revisión sistemática de la literatura.

W5

Las “críticas” en las que se basa la RAF son las que siguen:

‘Shaw DM. The Swiss report on homeopathy: a case study of research misconduct (Swiss Medical Weekly. doi: 10.4414/smv.2012.13594) donde sepone en duda la imparcialidad de los autores en la interpretación de los resultados de los estudios clínicos. Además señala que casi la totalidad de los autores del “swiss report” tienen conflicto de intereses.

Ernst E. “A critique of the Swiss report homeopathy in healthcare”. Focus on alternative and complementary therapies 2012: 160-2. Para el autor la metodología de los estudios homeopáticos es “defectuosa”, “inadecuada” y “parcial”.’ (p. 21)

De nuevo, los autores del “informe” de la RAF hacen cherry picking y omiten mencionar la respuesta de los autores del informe Suizo y del libro. Por ejemplo, Ernst acusa a los autores de tener conflictos de intereses “por ser homeópatas”, lo que es un claro absurdo, tanto como acusar a un matemático de tener conflictos de intereses por ser un matemático. En cambio, David Shaw fue el que cometió el error de llamar Informe Suizo al libro (Gurtner, 2012), y no Dana Ullman ni los autores del informe, que nunca presentaron el Libro como tal. Estos respondieron y refutaron todas las mentiras tanto de Ernst como de Shaw (von Ammon et al, 2013a; von Ammon et al, 2013b).

Conclusiones 

  1. El “informe” de la RAF concluyó: Se desconoce el mecanismo de acción de los productos homeopáticos, no mantienen la relación dosis-respuesta y no hay pruebas científicas que justifiquen su utilización clínica.’ (p. 23) Pero en toda la literatura que citan reconocen que existen algunas pruebas aunque después las eliminan quedandose con un “no hay pruebas”, luego se contradicen con que sí las hay pero: ‘La baja calidad en el diseño de los estudios dirigidos a demostrar la eficacia de los productos homeopáticos da poco valor a los escasos resultados positivos que están recogidos en la bibliografía. En definitiva, las conclusiones no tienen suficiente consistencia’ (p. 23), y omiten los estudios que sí eran de alta calidad y se contradicen con el párrafo donde habían puesto que ‘son numerosos los estudios clínicos bajo la hipótesis de que, en una determinada patología, los medicamentos homeopáticos resultasen estadísticamente más eficaces que el placebo’ (p. 7).

  2. En otro punto concluyen con que: ‘Los conocimientos actuales sobre patogenia de las enfermedades y el progreso alcanzado sobre el conocimiento y aplicación de la farmacogenómica han demostrado tanto la heterogenicidad de las enfermedades como la variabilidad en la respuesta a los tratamientos farmacológicos. Estos hechos, científicamente probados, son incompatibles con el uso de productos homeopáticos sin indicación terapéutica definida.’ (p. 24) En realidad es lo que vienen comentando los homeópatas más de 200 años atrás, aunque lo hicieron en principio con la mera observación. Resulta hipócrita apropiarse de las contribuciones de otros.

  3. El informe incluye otros argumentos de tipo legal que no se han puesto, pues son una calca de los del abogado del Círculo “Escéptico”, Fernando Frías Sánchez, descrito por el periódico El Mundo como el supuesto ‘azote de la homeopatía’, a pesar de que no es más que un simple peón, junto a Vicente Baos y Vicente Prieto, del CSICOP y de cualquier empresa que le pida sus servicios. En otro sentido, el “informe” también menciona el asunto de la Federal Trade Commission pero no mencionan la respuesta de la American Institue of Homeopathy.

  4. Otro “argumento” es el de que las personas se arriesgan a morir por causa de la homeopatía, para ello recurren a anécdotas o testimonios vagos. Por ejemplo, en 2015 el seudoperiodisa David Osorio difundió que la homeopatía había matado a “368.379 personas”, según la base de datos del seudoescéptico e ingeniero Tim Farley. Osorio fue refutado un año después y Farley ha sido calificado como un think thank manipulador.

  5. Además, dependieron totalmente de opiniones y de “informes” gubernamentales sesgados o directamente fraudulentos, anteponiendo los intereses de la industria del mercadeo seudoescéptico antes que el de la población y la de los profesionales sanitarios. El “informe” de la RAF se supone que es lo mejor de lo mejor de los “argumentos” escépticos en EspañaSe concluye que el dichoso “informe” no es más que otro panfleto presionado por la industria del seudoescepticismo, carente de valor para la salud de la población, y el cual atenta en contra de la libre elección.

  6. Nota del 11/07/2017: El seudoperiodista Teguayco Pinto se unió al fraude de la RAF. En una nota de El diario le hace una entrevista al farmacéutico Domínguez Gil, quien comenta: ‘Fue un trabajo de varios meses, que fue revisado por todos los académicos y cuyas conclusiones son muy claras y contundentes. y que ‘Lo que hemos hecho ha sido realizar un análisis pormenorizado de todos los ensayos clínicos realizados con medicamentos homeopáticos.’ En realidad su “informe” no analizó ningún estudio por separado, sino que como queda patente en el re-análisis se conformaron con retomar las conclusiones del fraudulento informe australiano. Actualmente el Consejo Nacional de Investigación Médica en Australiana enfrenta una demanda por fraude.

Referencias

Ball P. The memory of water. Nature, 2004. http://www.nature.com/news/2004/041004/full/news041004-19.html

Bell I, et al. Low doses of traditional nanophytomedicines for clinical treatment: Manufacturing processes and nonlinear response patterns. Journal of Nanoscience and Nanotechnology, 2015; 15(6): 4021-4038.

Benveniste, Ducot & Spira. Memory water revisited., Nature, 1994; 370(6488);  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8047128

Bornhöft G, et al. Homeopathy in healthcare: Effectiveness, appropriateness, safety, costs. Springer; 2011.

Bornhöft G, et al. Effectivenness, safety and cost-efectiveness of homeopathy in general practice – summarized health technology assessment. Forschende Komplemterärmedizin, 2006; 13(S2): 19-29. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16883077

Davenas et al. Human basophil degranulation triggered by very dilute antiserum against IgE. Nature, 1998; 333(6176): 816-818.

Dohering C, Sundrum A. Efficacy of homeopathy in livestock according to peer-review publications from 1981 to 2014. Veterinary Record, 2017; 179(24): 1-13.

Ginzburg, V. Demagoges against scientific experience. Skeptikal Inquirer, 2005; 29(1): http://www.csicop.org/si/show/demagogues_against_scientific_expertise

Grimes D. Proposed mechanims for homeopathy are physically impossible. FACT, 2012; 17(3): 149-155. http://onlinelibrary.wiley.com/wol1/doi/10.1111/j.2042-7166.2012.01162.x/full

Gurtner F. The report “Homeopathy in healthcare: effectivenessm, appropriateness, safety, costs” is not a “Swiss report”. Swiss Medical Weekly, 2012.

Jacobs, et al. Homeopathy for childhood diarrhea: combined results and metaanalysis from three randomized, controlled clinical trials. Pediactric Infectious Diseases, 2003; 22: 229-234.

Khuda A. Current trends in high dilution research with particular reference to gene regulatory hypothesis. The Nucleus, 2014; 57(1): 3-17.

Levy D, Gadd B. Epistemology and the ethics of homoeopathy to Freckelton. Journal of Law and Medicine, 2012; 19(4): 704-706.

Mathie R, Frye J, Fisher P. Homeopathic oscillococcinum for preventing and treating influenza and influenza-like illness (review). Cochrane, 2015; 1: 1-54. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25629583

Mathie R, Clausen J. Veterinary homeopathy: meta-analysis of randomised placebo-controlled trials. Homeopathy, 2015; 104(1): 3-8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25576265

Quirantes A. ¿Homeopatía? Va a ser que no. 2014.

Siqueira C, et al. Homeoapthic medicines for prevention of influenza and acute respiratory tract infections in children: blind, randomized, placebo-controlled clinical trial. Homeoapthy, 2016; 105(1): 71-77. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1475491615000090

Vithoulkas G. Serious mistakes in meta-analysis of homeopathic research. Journal of medicine and Life, 2017; 10(1): 47-49.

Von Ammon K, et al. Familiarity, objectivity – and misconduct. Swiss Medical Weekly, 2013. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23348600

Von Ammon K, et al. Counterstatement to a FACT perspective article. FACT, 2013; 18(2): 107-110. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/fct.12025/abstract

Waisse S. Efeito de ultra-dilicoes homeopáticas em modelos in vitrop: revisao dea literatura. Revista da Homeopatia, 2017; 80: 1-16.

Notas

1 Error de principiante.

2 Al que le interese sobre los fraudes de Arturo Quirantes, sus errores y equivocaciones del montón, pueden divertirse leyendo las críticas aquí y también aquí. Por supuesto, Arturo no se ha dignado en aclarar sus mentiras.

3 Daudel P. Robillard N. (1946). Etude de dilutions homéopathiques à l’aide de la méthode des indicateurs radio-actifs. Cah. Homeop Ther Complément 2.

4 Si están tan preocupados, ¿por qué no quitan el flumil?

5 Tuve la oportunidad de leer el reciente libro de Ernst, Homeopathy: undiluted facts,  y en todas las páginas Ernst omite estas referencias a la investigación básica.

6 En realidad Randi no hizo nada, sólo ofreció su premio del millón, ahora está en quiebra.

7 Para leer sobre el fraude de Horizon y algunos de los errores de Randi ver aquí y aquí.

8 Por ejemplo, El confidencial atacó a Pablo Iglesias, del partido Podemos, con la vendeta de asociar homeopatía con “anti vacunas” 

9. Los charlatanes de “El Confidencial” concluyeron que esa revisión era ‘Otro argumento a favor de la homeopatía se derrumba: tampoco es eficaz para el ganado’, cuando no es así porque no todos los estudios tenían “fallos”.

10 Borgoñoz es valiente para denunciar a ciertos pedofilos de la Iglesia Católica, pero es un completo cobarde para denunciar a los pedofilos como Randi. 

11 ¿Debería sorprender que Xataka “ciencia” sea uno de los baluartes de Coca Cola y Círculo “Escéptico”?

Los seudoescépticos quieren jugar a ser ser tu filósofo, tu psicólogo, tu economista, sociólogo, tu médico, tu ingeniero, tu físico, tu químico, tu periodista, tu abogado y tu juez todólogo de… internet.  El seudoescepticsmo es un fraude intelectual que merece ser denunciado.

Nau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s