Wiki-patito

En la red existe la wiki seudociencia, montada por una persona que se presenta como  el gamer “Lord Averak Mandalorian”, que realmente se llama Gerardo García y es mexicano. Este hombre trabaja junto a otros seudoescépticos argentinos como Matías Suárez Holtze y su inseparable compañero Mauro Lirussi (irónicamente alguna vez detenido por delinquir), el seudoantropólogo mexicano Israel Alanís Valera y el autodidácta Mario Adalid. Lo característico de esta wiki es la falta de originalidad, la práctica de copiar y pegar contenidos de otros blogs (la calca directa).

Glad

Un ateo seudoescéptico atacando a un ateo por ver quien se pone primero la pantimedias, y luego atacando a otro ateo porque no le gusta lo que le comenta. Aclarando: Las cosas fantásticas que pueden encontrarse de los seudoescépticos inventando que zetetic es “xenofóbico”, la realidad es que no se trata de xenofobia, pues el seudoescepticismo no depende de la nacionalidad.  Además, recuerde que si usted acusa a zetetic de ser “homeópata” puede ganarse 5 000 doláres con tan sólo probarlo.

 

1. Comienza el show

La página de la homeopatía es una de las principiales, aka entre todos es la estrella de la misma, pero el contenido es tan pobre en cuanto calidad y argumentos que no valdría la pena discutirla, salvo por el detalle de que será importante para poder aprender a evaluar los contenidos seudoescépticos y tener un mejor juicio, es decir, tratar de usar el pensamiento crítico y evitar el pensamiento único.

El primer punto que se puede detectar es el abuso y mal uso de la palabra seudociencia donde todo lo asocian a “forma de medicina irracional” vs “civilizado”. Hasta el momento este tipo de dicotomías fraudulentas son una constante universal en todo escrito seudoescéptico, cualquiera que sea el idioma. Y si se acude a la página donde tratan de definir la seudociencia es posible encontrarse con una sarta de vaguedades dignas de mencionar. Por ejemplo, se menciona que ésta son las prácticas, creencias, conocimientos y metodologías que intentan parecerse a la ciencia, pero ‘que no cumple la metodología y los criterios de evidencia que delimitan la verdadera ciencia rigurosa’ o que ‘las pseudociencias hacen afirmaciones no resisten una comprobación desarrollada a partir del método científico convencional’, cosa chistosa cuando no definen qué es lo convencional o qué es la ciencia rigurosa. Si lo anterior no es alucinante, esperen a leer lo que viene:

‘Las pseudociencias reflejan apetencias típicas de nuestra sociedad: queremos que las cosas sean simples y que no tomen mucho tiempo. Si tenemos que estudiar una profesión, queremos que sea fácil y que su ejercicio nos rinda buen dinero. La mayoría de las pseudociencias son disciplinas que requieren pocos conocimientos y se basan en postulados simples; y por supuesto, suele ser fácil encontrar gente crédula que les pague a sus practicantes. En estas disciplinas, además, no hay ningún criterio certero para decidir quién es un buen profesional y quién no lo es. Las pseudociencias no cuentan con el rigor de las ciencias convencionales. Por las características de su objeto de estudio, no están en condiciones de aplicar un método científico que avale la producción de nuevos conocimientos objetivos’

Lo que se ha marcado en rojo resume bastante bien que no discuten nada de la metodología, basan su demaración en sus propios prejuicios valorativos y todo lo reducen a una explicación barata dando a entender que toda la gente es estúpida menos ellos, donde las “seudociencias” y sus prácticantes parecen unos inútiles incapaces de realizar investigación científica (por eso de ‘no están en condiciones’), y terminan rematando a todas como muy facíles de estudiar, que no valen la pena. Lo más excentrico es la queja de no poder distinguir entre un buen profesional cuando ellos no tiene un solo criterio de demaración para distinguir fiablemente la ciencia de la no ciencia o cuando muy probablemente la mayoría de seudoescépticos no tiene la menor idea de epistemología. El resto del contenido se resume con:

  1. La seudociencia se basa en la tradición y la autoridad de auto proclamados expertos porque: ‘Nunca se basan en investigaciones reales que puedan ser citadas, estudiadas y quizá refutadas por otros, como se hace en toda disciplina científica seria.’ Pero luego se contradicen poniendo que las investigaciones han sido supuestamente refutadas por ellos, aunque no las citan.
  2. La ambigüedad o la imposibilidad de falsarlas o el uso de explicaciones ad-hoc como que ‘‘”la ciencia oficial” o “el establishment científico”, o la acusación de que el escéptico “tiene la mente cerrada” o es un “positivista dogmático”.’ Pero ellos mismos admiten que hay una ciencia “convencional” y lo usan como sinónimo de ciencia oficial y establishment, támpoco las definen. Además, si les llaman positivistas no es gratuito.

 

2. Robando se hace el tesoro

Los mismos autores de la Wiki patito reconocen:

‘No necesariamente el cuerpo de conocimientos que forman las pseudociencias deben ser totalmente falsos: elementos que en una época formaron parte de pseudociencias, como el hipnotismo o ciertos medicamentos o procedimientos curativos, han sido incorporados en la ciencia  Pero cuando lo fueron, fue porque se contrastó experimentalmente el fenómeno con la realidad, y resultó “aprobado” en el examen. Pero no significa que al ser incorporado en la ciencia ortodoxa, se haya validado a la pseudociencia de donde salió, ni que las explicaciones que acompañaban al fenómeno en la pseudociencia (muchas veces místicas, generalmente banales) sean validadas también. La aceptación de que la acupuntura en ciertos casos ayuda a los pacientes, no significa aceptar la teoría del yin y el yang, ni la comprobación de la realidad del hipnotismo, aceptar la teoría del magnetismo animal (o “mesmerismo”).’

¿No quedamos en que las seudociencias no vale la pena estudiarlas? ¿Cómo podemos saber cuáles conocimientos son válidos si se alienta a no investigarlas? La explicación de la contradicción estriba en que a los seudoescépticos se les ocurrió plagiar el párrafo de de un blog de un estudiante de metodología de la investigación.

plagio.png

¿Acaso creyeron que nadie se daría cuenta?

Los tres últimos párrafos de la página seudociencias  los tomaron, sin modificarlos, nada menos que de un artículo escrito por el Dr. Pablo C. Schulz. Como contraste a lo anterior, comparese el descaro que sigue.

Wiki patito:

‘La tabla de síntomas de una pseudociencia fue expuesta por el químico Irving Langmuir en una conferencia en 1953, quien la llamó “ciencia patológica”’

Original de Schulz:

‘Reproduzco aquí una tabla de síntomas de una pseudociencia, expuesta por el eminente químico Irving Langmuir en una conferencia en 1953, quien la llamó “ciencia patológica”’

3. Más plagios

Pero si lo anterior no ha bastado, todo el contenido restante está armado a partir de sendos plagios de cuatro fuentes.

Contenidos

Sección “El problema de la dilución”

Wiki patito

Fuente del plagio

La homeopatía fue fundada por el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843). En esa época la medicina alópata o clásica no era en absoluto una ciencia, los médicos eran poco más que curanderos diplomados, y los medicamentos usados eran irracionales, crueles, mágicos y se daban en dosis excesivas. Muchos pacientes morían por causa de los médicos y no por sus enfermedades.

[Este y los dos párrafos que siguen también fueron plagiados]

La homeopatía fue fundada por el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843). En esa época la medicina alópata o clásica no era en absoluto una ciencia, los médicos eran poco más que curanderos diplomados, y los medicamentos usados eran irracionales, crueles, mágicos y se daban en dosis excesivas. Muchos pacientes morían por causa de los médicos y no por sus enfermedades.

Fuente.

Para dar una cierta perspectiva, considérese que en una piscina olímpica sólo hay unas 10030 moléculas de agua en total. Ahora se debe imaginar una esfera de agua con un diámetro de 150 millones de kilómetros (la distancia entre la Tierra y el Sol). Se tardan ocho minutos luz en recorrer esa distancia. Pues bien, piense en una esfera de agua de ese tamaño con una sola molécula de otra sustancia en ella: eso es una dilución de 30C.

[Aquí, Gerardo alteró un poco la cita de Goldacre]

Para dotarnos de cierta perspectiva, sepan ustedes que en una piscina olímpica sólo hay unas 100. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000 moléculas de agua en total. Ahora imagínense una esfera de agua con un diámetro de 150 millones de kilómetros (la distancia entre la Tierra y el Sol). Se tardan ocho minutos luz en recorrer esa distancia. Pues bien, piensen en una esfera de agua de ese tamaño con una sola molécula de otra sustancia en ella: eso es una dilución de 30C.

Fuente: Goldacre (2011).

En una dilución homeopática de 200C (y se pueden comprar diluciones mucho más elevadas con cualquier proveedor homeopático), la sustancia tratante está diluida a razón de una parte entre un número de partes superior (y por un gigantesco margen) a la cifra total de átomos existentes en el universo. Dicho de otro modo, el universo contiene 3×1080 metros cúbicos de espacio de almacenaje (ideal para formar una familia): si lo llenáramos de agua e incluyéramos una sola molécula de un ingrediente activo, estaríamos hablando de una dilución de 55C

[Gerardo cortó algunas partes]

En una dilución homeopática de 200C (y pueden comprar diluciones mucho más elevadas aún en cualquier proveedor homeopático), la sustancia tratante está diluida a razón de una parte entre un número de partes superior (y por un gigantesco margen) a la cifra total de átomos existentes en el universo. Dicho de otro modo, el universo contiene 3 × 1080 metros cúbicos de espacio de almacenaje (ideal para formar una familia): si lo llenáramos de agua e incluyéramos una sola molécula de un ingrediente activo, estaríamos hablando de una mísera dilución de 55C.

Fuente: Ibid.

Cuando Hahnemann ideó la homeopatía, nadie sabía siquiera de la existencia de estos problemas con la dilución, pues ni el físico italiano Amedeo Avogadro ni sus sucesores habían averiguado todavía cuántas moléculas existen en una cantidad determinada de una sustancia dada, y menos aún cuántos átomos hay en el universo. Ni siquiera se sabía qué eran los átomos en realidad.

Además, cuando Hahnemann ideó la homeopatía, nadie sabía siquiera de la existencia de estos problemas con la dilución, pues ni el físico italiano Amadeo Avogadro ni sus sucesores habían averiguado todavía cuántas moléculas existen en una cantidad determinada de una sustancia dada, y menos aún cuántos átomos hay en el universo. Ni siquiera sabíamos qué eran los átomos en realidad.

Fuente: Ibid

Sección “El problema de la dilución”

En las experiencias ordinarias de laboratorio el químico no utiliza cantidades de sustancia del orden del átomo o de la molécula, sino otras muy superiores, del orden de gramos normalmente. Es mucho más útil introducir un nuevo concepto: una unidad que, siendo múltiplo de la masa de un átomo o de una molécula, represente cantidades de materia que sean ya manejables en un laboratorio.

Así, de un elemento se puede tomar una cantidad de gramos que sea igual al número expresado por su peso atómico (átomo-gramo). Ejemplo: el peso atómico del hidrógeno es 1.0079; luego, 1.0079 g de hidrógeno equivalen a un átomo-gramo de hidrógeno.

De forma similar, se define la molécula-gramo de una sustancia como el número de gramos de esa sustancia igual a su peso molecular. Ejemplo: el peso molecular del hidrógeno (H2) es 2.0158; luego, 2.0158 g de hidrógeno equivalen a una molécula-gramo de hidrógeno.

Un átomo-gramo o una molécula-gramo serán múltiplos de la masa de un átomo o de la de una molécula, respectivamente. Este múltiplo resulta de multiplicar el valor del peso atómico o del peso molecular por un factor N, que no es otro que el número de veces que es mayor la unidad de masa «gramo» que la unidad de masa «uam».

De todo esto se deduce que un átomo-gramo de cualquier elemento o una molécula-gramo de cualquier sustancia contiene igual número de átomos o moléculas, respectivamente, siendo precisamente ese número el factor N. El valor de N, determinado experimentalmente, es de 6.023 x 1023 y es lo que se conoce como número de Avogadro:

N = 6.023 x 1023

Esto condujo al concepto con el que se han sustituido los términos ya antiguos de molécula-gramo y de átomo-gramo: el mol.

 En las experiencias ordinarias de laboratorio el químico no utiliza cantidades de sustancia del orden del átomo o de la molécula, sino otras muy superiores, del orden de gramos normalmente. Es, pues, mucho más útil introducir un nuevo concepto: una unidad que, siendo múltiplo de la masa de un átomo o de una molécula, represente cantidades de materia que sean ya manejables en un laboratorio.

Así, de un elemento se puede tomar una cantidad de gramos que sea igual al número expresado por su peso atómico (átomo-gramo). Ejemplo: el peso atómico del hidrógeno es 1,0079; luego, 1,0079 g de hidrógeno equivalen a un átomo-gramo de hidrógeno.

De forma similar, se define la molécula-gramo de una sustancia como el número de gramos de esa sustancia igual a su peso molecular. Ejemplo: el peso molecular del hidrógeno (H2) es 2,0158; luego, 2,0158 g de hidrógeno equivalen a una molécula-gramo de hidrógeno.

Un átomo-gramo o una molécula-gramo serán múltiplos de la masa de un átomo o de la de una molécula, respectivamente. Este múltiplo resulta de multiplicar el valor del peso atómico o del peso molecular por un factor N, que no es otro que el número de veces que es mayor la unidad de masa «gramo» que la unidad de masa «uam».

De todo esto se deduce que un átomo-gramo de cualquier elemento o una molécula-gramo de cualquier sustancia contiene igual número de átomos o moléculas, respectivamente, siendo precisamente ese número el factor N. El valor de N, determinado experimentalmente, es de 6,023 x 1023 y es lo que se conoce como número de Avogadro:

N = 6,023 x 10 23

 Esto condujo al concepto con el que se han sustituido los términos ya antiguos de molécula-gramo y de átomo-gramo: el mol.

Fuente.

¿Cómo han lidiado los homeópatas con todos estos nuevos conocimientos? Pues diciendo que las moléculas ausentes son irrelevantes, porque «el agua tiene memoria». Esto puede parecer factible cuando invocamos la imagen de una bañera o de un tubo de ensayo llenos de agua. Pero si tratamos de concebir la escala de estos objetos respecto a su nivel elemental más básico, nos daremos cuenta de que ninguna diminuta molécula de agua va a ser deformada por una enorme molécula de árnica hasta el punto de dejar en ella una abolladura o «marca sugestiva», que es como muchos homeópatas parecen imaginarse el proceso.

¿Cómo han lidiado los homeópatas con todos estos nuevos conocimientos? Pues diciendo que las moléculas ausentes son irrelevantes, porque «el agua tiene memoria». Esto puede parecer factible cuando invocamos la imagen de una bañera o de un tubo de ensayo llenos de agua. Pero si tratamos de concebir la escala de estos objetos respecto a su nivel elemental más básico, nos daremos cuenta de que ninguna diminuta molécula de agua va a ser deformada por una enorme molécula de árnica hasta el punto de dejar en ella una abolladura o «marca sugestiva», que es como muchos homeópatas parecen imaginarse el proceso.

Sección “¿Cómo se supone que funciona?”

Se inventan “huellas magnéticas” o “vibraciones” indetectables para explicarlo. Algunos pseudomédicos homeópatas han llegado a afirmar que la homeopatía es una disciplina cuántica: que el fármaco lleva una información a escala subatómica que pone en funcionamiento los mecanismos autocurativos del organismo, lo que revela una ignorancia completa sobre la cuántica.

Hasta ahora no hay prueba alguna de que esto ocurra, si se exceptúa el affaire Benveniste (ver más adelante), que se demostró fue un trabajo chapucero (si no es algo más siniestro, como un intento de las compañías de medicamentos homeopáticos de “fabricar” un basamento científico a este dislate científico).

Como en otras pseudociencias, también hay unas perlas incrustadas: la necesidad de personalizar el tratamiento, tratando pacientes y no solamente enfermedades, ha sido tomada recientemente por la medicina alopática. Pero esto se llevó a un extremo ridículo: como los curanderos, los médicos homeópatas (cuando son médicos y no solo audaces irresponsables) toman en consideración detalles que no se ha probado tengan algo que ver con la enfermedad, como el color de los ojos, la piel y el cabello, y la estatura. Por ejemplo, para tratar la cefalea de una mujer, se recomienda una dilución de Pulsatilla si la mujer es rubia o castaña, de tez clara y ojos azules, mientras que se recomienda una dilución de Sepia si es morena, delgada, de piel mate.

[Los restantoes párrafos son igualmente un plagio]

Se inventan “huellas magnéticas” o “vibraciones” indetectables para explicarlo. El médico homeópata Carlos Rubio llegó a afirmar que la homeopatía es una disciplina cuántica: que el fármaco lleva una información a nivel subatómico que pone en funcionamiento los mecanismos autocurativos del organismo, lo que revela una ignorancia completa sobre la cuántica.

Hasta ahora no hay prueba alguna de que esto ocurra, si se exceptúa el affaire Benveniste (ver más adelante), que se demostró fue un trabajo chapucero (si no es algo más siniestro, como un intento de las compañías de medicamentos homeopáticos de “fabricar” un basamento científico a este dislate científico)

Como en otras pseudociencias, también hay unas perlas incrustadas: la necesidad de personalizar el tratamiento, tratando pacientes y no solamente enfermedades, ha sido tomada recientemente por la medicina alopática. Pero esto se llevó a un extremo ridículo: como los curanderos, los médicos homeópatas (cuando son médicos y no solo audaces irresponsables) toman en consideración detalles que no se ha probado tengan algo que ver con la enfermedad, como el color de los ojos, la piel y el cabello, y la estatura. Por ejemplo, para tratar la cefalea de una mujer, se recomienda una dilución de Pulsatilla si la mujer es rubia o castaña, de tez clara y ojos azules, mientras que se recomienda una dilución de Sepia si es morena, delgada, de piel mate.

Fuente: Schulz (2005).

No es necesario entrar en mayor detalle con el artículo de Schulz porque no añade nada nuevo. En cuanto a Goldacre aplica lo mismo.

4. Párrafos incoherentes

‘Estos laboratorios venden glóbulos homeopáticos ya preparados con la sustancia para ser administrados, lo extraño es que, al venderse así al público, contradicen la premisa de la homeopatía de que los tratamientos deben ser personalizados.’

Esto es tan estúpido como afirmar que la venta de fármacos contradice la atención médica porque se venden en una farmacia y no en la consulta del médico.

5. Manipulando las conclusiones

Como se ha descrito en los demás artículos del blog, los seudoescépticos suelen omitir la investigación básica y se concentran en los aspectos de la eficacia clínica. Principalmente lo hacen con el “informe” del Reino Unido, que no fue un informe tal como un seudoescéptico lo entiende, sino un documento de menos de 30 páginas (más otras cientos de páginas que son las discusiones a favor o en contra), y el informe australiano. Pues bien, Gerardo sigue poniendo esto como su mejor y máxima refutación. Pero se olvida de varias cosas.

  1. El “informe” de la cámara de los comunes fue rechazado por el propio gobierno. Sólo 3 de los 13 parlamentarios votaron a favor.
  2. Una de las autoras, la litigante Tracey Brown, no declaro conflictos de intereses. Las poco más de 20 páginas del reporte fueron redactadas por ella, Edzard Ernst y Evan Harris. El segundo es bastante conocido dentro del movimiento seudoescéptico y el tercero es un propagandista del ateísmo dogmático.
  3. El “informe” no fue revisado por pares, no es una revisión de la literatura.
  4. Más de 70 paralmentarios votaron en contra, pero su voto no fue tomado en cuenta por la cámara de los comunes.
  5. El “informe” utilizó argumentos bastante deficientes para descartar los estudios (Turner, 2017).

Gerardo afirma que el “informe” británico busco ‘examinar los gastos, administración y la política de la Delegación del Gobierno para la Ciencia’, cuando en realidad el “informe” no se ocupo de esto, sino que recomendó a los hospitales de Reino Unido el hacer estudios al respecto:

‘It should recommend that they also conduct reviews as a matter of urgency, to determine whether spending money on homeopathy is cost effective in the context of competing priorities.’

El otro es el informe australiano, muy defendido como la mejor “prueba” en contra. Gerardo escribió que el Consejo Nacional de Investigación Médica y Salud en Australia “publicó un documento exhaustivo para comprobar las evidencias de la eficacia de los productos homeopáticos. No encontró ninguna”Pero el espectáculo anterior no es un caso aislado, está el caso de charlatanes como Isidoro Martínez Velez, del Círculo “Escéptico”, quien escribió un artículo donde calca lo mismo que Gerardo, lo mismo. Isidoro prácticamente se queja de que los ‘pro causa’ homeopatía obvian “los” informes, pero él directamente niega los datos que refutan sus queridos informes. Y también hace lo mismo que Gerardo reafirmando la conclusión del informe australiano como ‘demoledor’ y cual supuestamente probaba que ‘la homeopatía carece de evidencias’ .

El problema de las excusas exhibidas por los dos seudoescépticos anteriores es que son falsas, es decir, Gerardo e Isidoro mienten por varias razones. El informe australiano de hecho encontró varias pruebas pero las consideró “insuficientes”, algo enteramente distinto (Wardle, 2016). Y lo más irónico es que el propio reporte concluye que se debe hacer más investigación.

Las conclusiones del reporte australiano son bastente sesgadas, por omitir un informe previo que hasta el momento el NHRMC no quiere soltar, por la relación de conflicto de intereses en la organización seudoescéptica Friends of Science in Medicine conducida por Loretta Marron, que al igual que la mayoría de socios de la APETP no es médico pero tiene una licenciatura en física y se dedica a tener un grupo de pacientes al estilo de la GEPAC y Begoña Barragan.

6. ¡Difama, difama! – comentó un seudoescéptico-

En otra parte de la wiki seudociencia, hay una sección sobre agrohomeopatía donde comentan cosas tan delirantes como que todos los estudios ya han sido refutados quién sabe de que personas (parece que sólo ellos lo saben):

‘Al igual que con el fraude que le dio origen, su principal proponente, el Dr. Felipe de Jesús Ruiz Espinoza afirma que con esta charlatanería se controlan plagas o enfermedades y sirve para promover el crecimiento de las plantas. Así mismo, favorece los procesos de enraizamiento y fructificación y hace a las plantas resistentes a heladas, salinidad o sequía en la producción agrícola.’

O cosas como:

‘Los defensores de esta pseudociencia declaran que la agrohomeopatía es un conocimiento científico, cuando en realidad no lo es, ya que no se han mostrado verdaderos estudios de efectividad basados en evidencia y el método científico. Así mismo, dicen que es un conocimiento que requiere consolidarse, por ser una alternativa viable para la producción agropecuaria y los productores mexicanos’

Se observa que los seudoescépticos acuden a distinguir la ciencia de lo que no es mediante repetir la palabra “método científico”. Como en sus contenidos anteriores, tuvieron el descaro de plagiar, de nuevo, ahora el contenido de una diapositiva de la Dra. Patricia Sanitaria. Pero estos entes terminan por fagocitarse a sí mismos. Veamos, definen el método como la suma de pasos a seguir:

  1. Observación.
  2. Pregunta.
  3. Razonamiento inductivo.
  4. Formulación de hipótesis.
  5. Predicciones.
  6. Experimentación.
  7. Teoría.
  8. Ley.

Básicamente el modelo no difere en absoluto del que enseña el seudoescéptico Carlos Chordá, o en otras palabras, un modelo muy simplista de cómo se hace la ciencia. De todas formas es gracioso y hasta divertido notar las tonterías de Gerardo y sus amigos. Y no sólo porque los estudios en agrohomeopatía cumplen los pasos del método que ellos mismos usan, una versión inductivista. Ahora veamos un cuadro comparativo contrastando las estupideces de Gerardo y compañia.

Afirmación

Fuente de la Wiki patito

Lo que indica la fuente

Ruiz Espinoza declara que ha tenido resultados positivos en sus investigaciones, sin embargo no hay ni un solo estudio que avale esa afirmación. Lo que sí existen son tesis que no tienen validez como para publicarse en verdaderas revistas científicas certificadas. Los únicos estudios son seis y se publicaron solamente en homeopathy journal.’

Un documento con una lista de estudios

Revistas:

-Acta Scientaum Agronomica: 3

-Advancing Homoeopathy: 2

-Agribiological Research: 1

-AGRIS ( revista de la FAO): 1

-Allelopathy: 1

-American Journal of Alternative Agriculture: 1*

-American Journal of Enology and Viticulture: 1*

-Annals of Plant Protection Sciences: 1(?)

-Annales Homeópathiques: 19

-Arch Int Pharm Thér: 1

-Ärztezeitschrift für Naturheilverfahren: 2

-Berlin Journal of Research in Homeopathy: 2

-BMC Microbiology: 1*

-Bioresource Technology: 1*

-Beit Erw Heilk: 1

-Bhartiya Krishi Anusandhan Patrika: 1

-Biological Agriculture and Horticulture: *2, 1

-Biologische Medizin: 5

-Biology and Fertility Soils: 1*

-Boletín Mexicano de Homeopatía: 1

-Brazil Archives of Biological: 1

-British Homoeopathic Journal: 9

-Bulletin of the Institute for Organic Agriculture: 1

-Cahirers de Biothérapie: 1

-CESAHO: 1

-Clinical and Expeirmental Homeopathy: 1

-Complementary Therapies and Medicine: 3

-Comptes Rendus: 1*

-Dt Z Hom : 1

-Elemente der Naturwissenschaft.: 6

-Enviromental Ecology: 3

-Evidence Based Complementary and Alternative Medicine: 1

-European Journal of Integrative Medicine: 6

-Fitologia Brasileira: 2

-Flemish Veterinary Journal: 1(?)

-Focus on Alternative and Complementary Therapies: 1

-Forschende Komplementärmedizin: 8

-Gäa Sophia: 1

-Ganzeitliche Tier: 1

-Hahnemannian Gleanings: 3

-Homeopatía de México: 4

-Homöopathie in Österreich: 1

-Homéopathie: 1

-Homeopathy: 16

-Horticultura Brasilieira: 1

-ICCHOS: 1

-Indian Journal of Mycology, Planta and Pathology: 1

-Indian Journal of Reseach in Homeopathy: 2

-Indian Journal of Virology: 1

-Indian Phytopathology: 2

-International Journal of High Dilution Research: 52

-International Journal of Pharma and Biosciences: 1

-Journal of Indian Botanical Society: 1

-Journal of Alternative and Complementary Medicine: 3

-Journal of American Institute of Homeopathy: 5

-Journal of Chromatography: 1(!)

-Journal of Current Chemical and Pharmaceutical Sciences: 1

-Journal of Homeopathy and Ayurveda Medicine: 1

-Journal of Pharmaacy (Belgium): 2

-Memorias de foros académicos: 6

-Mitteilungen des Instituts für Strukturelle Medizinische Forschung: 8

-Natural Product Communication: 1

-Nature: 1(?)

-No Linear Biomedical Physics: 1

-Pharmaceutical and Pharmacological Letters: 1

-Physiology Molecular Biological Plants: 1*

-Plant Disease Research: 2

-Planta Medica: 1

-PlosOne: 1

-Procedings of National Academy of Sciences, India: 8

-Radiatsionnaia Biologiia and Radiecologiia: 1

-Research on Crops: 1

-Revista Brasileira de Milho e Sorgo: 1

-Revista Brasileña de Plantas Medicinales: 4

-Scientific World Journal: 5

-South India Horticulture: 2(?)

-Statistica: 1

-Revista de Protección Vegetal: 1

-Schweiz Rundsch Med Prax: 1(?)

-Sugarcane Pathology New: 1

-ZKH: 1

-Tierärztliche Umschau: 1

-Weleda Korrespondenzblätter für Ärzte: 1

*No es de agrohomeopatía.

? Desconocido

! Irrelevante a la agrohomeopatía

Ruiz Espinoza cree que este método “alternativo” debe ser tomado en cuenta “por las autoridades gubernamentales y científicas gracias a sus ‘sorprendentes resultados’ que podrían salvar al noble campo mexicano y contribuir a la solución agropecuaria nacional”. El problema de la resistencia en contra de este método es que la homeopatía ya está más que refutada, invalidada y categorizada como una pseudociencia por las autoridades científicas mundiales.’

El informe australiano.

No se puede refutar la investigación en agrohomeopatía usando el informe australiano que evaluó algunas revisiones sobre el efecto de la homeopatía en humanos, no en plantas.

Después de todos los estudios que se han hecho para validar la homeopatía y que han fracasado para apoyar su efectividad, es increíble como personas serias, científicos y profesores siguan creyendo en esta charlatanería; y lo que es peor, la apoyen.’

Conclusión descartada porque Gerardo no evaluó nada. Sus opiniones son irrelevantes.

En la tabla podemos obervar que contrario a la wiki patito, no son solamente 6 estudios. Son más de 150 estudios, de los cuales 16 fueron publicados en Homeopathy, otros fueron publicados en revistas específicas de homeopatía o en revistas “convencionales”. Exceptuando los artículos que poco o nada tienen que ver (por ser de Antroposofía o por no tratar directamente la homeopatía en la agricultura) la mayoría de los estudios reportan resultados “positivos” y usan grupo control.

6.1 Rumores

¿Quién es el culpable del mito que difunde García? La cadena es como sigue: Garcia tomó la información de Daniel Galarza Santiago y éste puso en su blog lo mismo que García: ‘La agrohomeopatía cuenta con seis estudios en revistas indexadas, casualmente, todos en la revista Homeopathy, pero en ninguna de botánica o agronomía que haya replicado dichos estudios.’  ¿Y de dónde saca esto Galarza? De un ingenierio agronómo mexicano el cual comentó: ‘Los únicos “papers” al respecto fueron publicados en la revista Homeopathy’. García le copia a Galarza, y éste copió al agronómo -pero añadiendo el detalle de los “seis estudios”-.

Ada
El huevo “escéptico” es la nueva mascota oficial del seudoescepticismo, podrá responder cualquier pregunta que se le haga, una vez le metas una moneda, y contestará alguna tontería, desde opinar sobre el feminismo, el posmodernismo, el poscolonialismo, los transgénicos, la acupuntura, el reiki, la parapsicología, el marxismo, el psicoanálisis, el veganismo, la epistemología, teorías de la comunicación, la teoría de cuerdas, el ataque del 11-S, el calentamiento global, de oncología, de derecho penal, de ética, etc.

7. Ideología aplicada

Wiki Pseudociencia

Irónicamente el logotipo de la Wiki pseudociencia es un pato, algo que los describe correctamente.

Pues bien, al señor Gerardo se le ocurrió la grandiosa idea de tratar no ya de argumentar algo, sino directamente suprimir la homeopatía del sistema nacional de salud mexicano mediante una petición a change.org, que no tuvo éxito. ¿Adivinan? Es la misma fórmula de farmarisas, Círculo “Escéptico” y demás negocios que buscan embaucar. Si alguien quiere lo más próximo a una conspiración real, y no tonterías de “reptiloides”, ahí la tiene a la vista, nada de gobiernos ocultos bajo la sombra. A veces es mucho más cómodo atacar a un “gobierno oculto” y caer en paranoias, algo que beneficia a los seudoescépticos y carteristas como Luis Carlos Campos, en lugar de señalarlos a ellos como co-autores intelectuales y materiales que buscan lucrarse con la gallina de los dorados y brillantes huevos.

Corolario: Es usual que los seudoescépticos repitan que los demás “no entienden el método científico”, pero la dura realidad es que ellos usalmente son los que o no lo entienden o hacen caricaturas del mismo, y los pocos que sí lo entienden (generalmente aquellos que publican alguna investigación) sólo repiten el cliché para intentar distanciarse y no ensuciarse las manos en el lodo (aunque ya estén dentro). El autodenominarte “escéptico” porque leíste algún blog del “huevo escéptico” no te hace escéptico de nada, te puede hacer incluso más dogmático de lo que crees (Uzarevi, Saroglou, Clobert, 2017). Ejercer el pensamiento crítico no es terminar un libro de Sagan o ver un vídeo de Randi o leer una notita de menéame subida por el clan del “huevo escéptico”.

Referencias

Goldacre B. Mala ciencia. Paídos: México; 2011.

Schulz P. Las pseudociencias. Revista Iberoamericana de Polimeros. 2005; 6(3): 237-286.

Turner A. Evaluationg the UK house of commons sciences and techonology committee’s position on the implausible effectiveness of homeopathic treatments. Theoretical Medical Bioethics. 2017.

Uzarevic F, Saroglou V, Clobert M. Are atheists undogmatic? Personality and Individual Differences. 2017; 116: 164-170.

Wardle J. The Australian government review of natural therapies for private health insurance rebates: What does it say and what does it mean? Advances in Integrative Medicine. 2016; 3(1): 3-10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s