¡Adios, Gámez! I

En estos días los seudoescépticos están cada día más desesperados, sus intentos de prohibir y criminalizar han llegado a su máximo punto. Hace poco el trol que se hace llamar Fernando de Sagarra (“delaCreu”) difamó a un médico homeópata llamandole ‘estafador’. Para ganar visibilidad, los seudoescépticos se han montado un lío y organizaron el hashtg “LaHomeopatiaesEstafa”, y como buen coordianor del evento no podía falta el apreciable Luis Alfonso Gámez. Su punto de encuentro es intentar ganar ventaja corporativa en apoyar a Sagarra y presentarlo como un martír. El truco es el mismo, repetir que es “estafa” sin aportar pruebas, aunque esta vez… su campaña no tuvo éxito.

Gámez

Gámez reforzando el mensaje de su religión.

1. ¿Quién es Gámez?

Luis Alfonso Gámez es licenciado en historia y maestro en comunicación. Es uno de los socios fundadores de la Alternativa Racional a las Pseudociencias (ARP-SAPC) y del Círculo Escéptico, funge como corresponsal de la multinacional Comité para la Investigación Escéptica de Afirmaciones de lo Paranormal y es coordinador del evento Enigmas y Birrias (¡Hola Jameson Irish Whiskey!). Ha publicado algunos capítulos de libros o artículos en oscuras revistas, como Mediatika. Ha conducido distintos programas en la Televisión publica española, incluyendo la serie “Escépticos ETB” y como participante en algunos programas de Órbita Laika. Actualmente, trabaja para el diario El Correo y tiene su propia sección llamada Magonia. Esta sección la ha dedicado a escribir sus propias opiniones, así mismo se describe como un ex-ufólogo decepcionado que ha intentado probar que no existe la vida extraterrestre. Toda su parafernalia se reduce a intentar eliminar las “seudociencias”, que supuestamente siempre dañan a la población.

En 2007 Gámez perdió una demanda por calumnias hacia el escritor J.J. Benítez. Le condenaron a pagar 6 000 euros. Desde aquel momento Gámez intentó excusarse patéticamente.

Gámez 2

En otros casos, Gámez fue acusado de seudoescéptico, pero él ya tiene una coartada, cualquiera que así le llame es tachado de “charlatán”.

En la red hay distitnas críticas a Gámez, pese a que la mayoría carecen de referencias o en su defecto se reducen a ser acusaciones incoherentes. Sin embargo, recientemente ha habido otro conjunto de críticas que le han comenzaodo a poner freno a Gámez. Algunos académicos han denunciado a Gámez como falto del menor rigor y credibilidad, como el historiador Juan José Sanchéz Oro y José Caselles de la Universidad de Murcia.

Desde el 2003 Gámez ha publicado ciertas notas mencionando la homeopatía, la primera nota apareció un 6/8/2003 en donde menciona ‘pocimas homeopátias’ y que ‘diseccionar la homeopatía conlleva poner en el otro platillo de la balanza química y biología’. En otras dos notas publicadas el 13/9/2003 se queja de un curso de homeopatía impartido en Universidad del País Vasco, que la homeopatía es una de las “seudomedicinas” sin base científica y la que cuenta con mayor prestigio entre el público. Reduce toda su explicación a la existencia de un “poderoso lobby” oculto, sin aportar una prueba. En adelante, expuso por vez primera en su blog lo que entiende de la homeopatía:

‘La homeopatía se basa en que “nos podemos curar con las mismas sustancias que producen la enfermedad”, algo que, tal como explicaba hace unos años el divulgador científico Manuel Toharia, “no pasaba de ser una teoría relativamente interesante a finales del siglo XVIII, pero que hoy día ha sido ampliamente superada por los avances científicos” [10]. Pretende sanar a los pacientes mediante la administración de compuestos en los que el supuesto principio activo se ha diluido sucesivamente en un disolvente hasta no quedar en la solución ni una molécula del pretendido medicamento. Un producto homeopático tiene, por consiguiente, tanto poder curativo como un vaso de agua, e incluso menos. Sin embargo, los homeópatas afirman que las propiedades de la sustancia activa inicial acaban contagiándose al disolvente, algo mágico que choca frontalmente con lo que ellos mismos -la mayoría, médicos- han estudiado en la Universidad.’

Respecto a lo de “contagiándose”, Gámez hace una comparación con relación a la magia contaminante, concepto desarrollado por el antropólogo James Frazer. Su otra fuente fue una nota de 1992 publicada por el físico Manuel Toharia, socio histórico de ARP-SAPC. Sin embargo, en el 2002 Gámez ya había publicado un artículo en la revista Mediatika, y en el 2005 Toharia actualizó sus críticas con un artículo en la Revista de Filosofía, pero las críticas de ambos fueron, de nuevo, refutadas.

2. Otros fraudes

certificado-general-en-homeopatia

Diploma que otorgaba Boiron.

En el 2010, momento en que se publicaba el informe británico, Gámez presumió tener un título de homeópata otorgado por la multinacional Boiron y que le autorizaba legalmente a prescribir homeopáticos. Boiron nunca ofreció titulaciónes legales, sino un diploma que daba un reconocimiento básico por haber tomado un pequeño curso sobre la homeopatía -lo que es tanto como haber leído un folleto- y que no autorizaba a nadie la prescripción de homeopáticos.

Resultado de imagen para ministerio de sanidad informe terapias naturales

El informe del ministerio de sanidad.

Gámez acusó a los homeópatas de ser meros “estafadores” porque un informe del Ministerio de Sanidad habría “demostrado” que la homeopatía no funciona. Sin embargo, Gámez admitió que no había leído el informe del Ministerio de Sanidad. Como recientemente se probó, Gámez mintió porque el informe no le daba ninguna razón, se limitaba a sugerir más investigación y que la homeopatía no habría probado “definitivamente su eficacia”, a pesar de que no se realizó ninguna investigación sistemática.

Pollon, el remedio de Adelmar Pharma Gmbh contra la disfunción sexual.

El producto en cuestión.

En 2015 Gámez publicó un artículo mostrando la foto de un producto homeopático llamado Pollón. De acuerdo a Gámez, el producto en sí era sólo agua y azúcar porque: ‘Sus ingredientes son diversos compuestos en dosis homeopáticas. Es decir, nada de nada.’ Como recientemente se volvió a probar, Gámez no leyó la etiqueta, el prospecto del producto claramente indica que el homeopático en turno se trata de una baja potencia donde no se puede siempre afirmar que no “contenga nada”.

NMR

Señal mostrada en el programa “Escépticos”.

Llegando el 2011, Gámez financió una serie de documentales llamada “Escépticos” tratando varios temas, que para el caso no domina en absoluto. Un programa fue dedicado a la homeopatía donde Gámez difundió las ideas anteriores, la estrella del programa pasó cuando intentaron medir un glóbulo de Sedatif PC, mediante un scan de un aparato con espectroscopia de Resonancia Magnética Nuclear para intentar identificar componentes activos. Un de los físicos sentado frente a un monitor comentó que el producto no tenía nada.

Técnico: ‘contiene sacarosa y lactosa en unas cantidades muy grandes. Y luego que tiene atropina y belladona en unas cantidades que dicen que son muy pequeñas, o que, o que unas cantidades que dicen que son muy activas. Si nosotros vemos aquí estas señales grandes son del compuesto mayoritorio, en este caso es la sacarosa y aquí abajo está la lactosa. Si intentamos buscar un compuesto activo debe estar en cantidades muy bajas porque los medicamentos suelen estar completamente llenas de compuesto. Entonces si, esto intentamos buscar y aquí no aparece absolutamente nada, esto es un ruido de fondo.

Gámez: ‘…No hay nada más que, entonces tenemos lactosa y sacarosa. Tenemos entrecomillas nada’.

Técnico: ‘Azúcar, es azúcares’.

Gámez: ‘Pero la conclusión de esto, es que no tiene más que azúcar’.

Físico en jefe: ‘En principio no, en los niveles de detección que permite está técnica no se detecta nada. Eso es ruido de fondo’.

Gámez: ‘No, por eso, por eso, es que esto es el cero’.

Físico en jefe: ‘De todas formas no es una sorpresa, porque el propio eh, si el propio prospecto dice que tiene una dilución que es 6CH, 6CH que conviene visualizar, ¿6CH qué quiere decir? Un CH es diluir una parte en 100, es decir, matemáticamente equivale a poner dos ceros, por cada un número que pongas delante del CH hay que poner un par de ceros. 6CH son doce ceros. Esto quiere decir que para tener un miligramo de producto homeopático tenemos que tener un y doce ceros miligramos de… de producto, total, es decir, si lo pasamos a toneladas quire decir que para tener un miligramos de producto homeopático nos hacen falta mil toneladas…’

Gámez trató de interrumpir al físico en jefe anteponiendo su creencia en que no debería haber nada en un glóbulo a la 6CH, a pesar de que el mismo le aclara lo de los límites de detección. Este “experimento” es bastante criticable, no publicaron ningún informe, rídiculamente se conformaron con hacer una medición y no presentarón cómo llevaron el proceso o los valores de detección. Intentar medir un glóbulo para detectar algún compuesto, sin un grupo control, mediante este tipo de espectroscopia RMN es tan rídiculo como intentar separar con un iman los trozos de madera de un contenedor de basura sin metales, y concluir que los imanes no pueden atraer virutas de metal. Además, carece de sentido su comparación con los fármacos “convencionales” porque varios sí tienen excipiente y no siempre “están llenos del compuesto”, algo que debe saber un estudiante de farmacia.

El programa de Gámez fue realizado para intentar invisiblizar los estudios con RMN de protón realizados en años anteriores (Demangeat et al, 2004), pero midiendo la disolución (no el glóbulo) o, en su defecto, midiendo el glóbulo mediante otro tipo de técnicas más adecuadas. Comparese las investigaciones de Demangeat (2009, 2010) que para un experimento usaron un grupo control e hicieron 7 000 mediciones a ciegas (el investigador no sabía si media la “disolución homeopática” o la disolución control). O el experimento de Klein y Wolf (2016), las que obtuvieron, mediante espectroscopia UV, los valores de transmitancia entre glóbulos “placebo” y glóbulos “homeopáticos”. Ninguno de estos experimentos es mencioando por Gámez en toda su bitácora.

3. El papel de la ideología 

Un año después, Gámez inventó que una revisión publicada en la revista Homeopathy por parte del Dr. Robet Mathie (2015) habría probado que la homeopatía es un placebo. Al igual que con el caso del informe de sanidad, Gámez admitió no haber leído el artículo de Homeopathy. A pesar de que la opinión de Gámez fue completamente refutada nunca se retractó.

Frías

Sánchez afirmando que tiene varios títulos.

Consistemente, Gámez en todo momento usó como fuentes principales a su compañero el abogado Fernando Frías L. Sánchez, presidente de Círculo “Escéptico”, o a Mauricio Schwarz.

Años atrás, en el 2010, Sánchez montó con ayuda de cuatro personas, entre ellos el bioquímico José Antonio López Guerrero, una página a nombre del grupo Amazings.es (ahora Naukas.com). La página ¿qué es la homeopatía? buscaba, supuestamente, “informar” a la población de que la homeopatía era nada y no tenían ninguna prueba científica. Para lograr su cometido, trataron de confundir al lector introduciendo fechas inexactas, eligiendo sesgadamente algunas pruebas de la base de datos Cochrane y omitiendo cualquier referencia a la investigación básica y experimental. La introducción fue redactada por Sánchez en un intento de engañar al publico y perpetuar mitos, a pesar de que parte del contenido de la misma fue refutada, sus autores nunca se retractaron. En el mismo año, Sánchez fue nuevamente refutado de manera independiente, sin haber ninguna respuesta. Al igual que Gámez, Frías Sánchez también inventó que tenía varios títulos de homeópata.

De la misma forma que Gámez, su abogado inventó que las bajas potencias se venden por asuntos de marketing, la fórmula fue sencilla, si algo tenía “principio activo” no era homeopatía porque Hahnemann nunca había utilizado las bajas potencias y sólo a partir de la 30CH. Esta mentira fue desmentida por una rigurosa revisión histórica (Jütte & Riley, 2005) de la Fundación Robert Bosch (sí, la misma que hace taladros y electrónicos para la industria). Pero desde hace tiempo se sabía que Hahnemann había usado potencias entre 6CH y 9CH (Clover, 1987). El rídiculo vino cuando la FDA decidió retirar homeopáticos porque contenían algo y, según ellos, significaba que “estaban contaminados con penicilina”. El diario esmateria, uno de los medios donde Frías colabora, emitió una alerta publicada por el periodista Nuño Domínguez. No se pierda de vista que Domínguez publicó varios artículos en la página de ARP-SAPC.

A ninguno de ellos se le ocurrió leer el prospecto de los productos denunciados. Como se puede ver de un ejemplo, en este caso de un producto del queso roquefort, que no necesariamnte producen penicilina, está a una potencia 5X. La misma nota de esmateria repitió el mito de que ‘el Ministerio de Sanidad, la homeopatía no tiene mayor eficacia que un simple placebo’, sin que el mismo Nuño aportara ninguna prueba.

Sánchez

Sánchez anteponiendo el músculo legal antes que los argumentos.

Frías fritos

El úlitmo chiste de Frías ocurrió cuando trató de refutar la investigación básica sólo porque si alguien pone la palabra magic en Pubmed le muestra más de 10 000 registros. Para Frías, si Pubmed tiene el doble de investigaciones con el término magia entonces invalida la investigación básica en homeopatia. Este razonamiento no tiene sentido, de ser correcto se tendría que descartar toda investigación con el término magia. Por ejemplo, hay una investigación respecto del cáncer en general donde se menciona la palabra magic bullet (bala mágica) en el título, y lo hacen en el sentido del fármaco que dé al blanco exacto, ¿Frías pretende que esa investigación no vale nada? ¿está dispuesto a demandar a PubMed porque los autores usan metáforas? ¿o es incapaz de separar algo de lo literal?

Referencias

Clover A. Hahnemann’s theories of potentization. British Homoeopathic Journal. 1987; 76: 195-198.

Demangeat L, et al. Low-field NMR water proton longitudinal relaxation in ultrahighly diluted aqueous solutions of silica-lactose prepared in glass material for pharmaceutical use. Applied Magnetic Resonance. 2004; 26: 465-481.

Demangeat L. NMR water proton relaxation in unheated and heated ultrahigh aqueous dilutions of histamine: Evidence for an air-dependent supramolecular organization of water. Journal of Molecular Liquids. 2009; 144: (1-2): 32-39.

Demangeat L. NMR water proton relaxation in unheated and heated ultrahigh aqueous dilutions of histamine: Evidence for an air-dependent supramolecular organization of water. Journal of Molecular Liquids. 2010; 155: (2-3): 71-79.

Jutte R, Riley D. A review of the use and role of low potencies in homeopathy. Complementary Therapies in Medicine. 2005; 13(4): 291-296.

Klein S, Wolf U. Comparison of homeopathic globules prepared from high and ultra-high dilutions of various starting materials by ultraviolet light spectroscopy. Complementary Therapies in Medicine. 2016; 24: 111-117.

Mathie R. Controled clinical studies of homeopathy. Homeopathy. 2015; 104(4): 328-332.

2 comentarios en “¡Adios, Gámez! I

  1. Excelente artículo sobre una pseudo persona como Gámez, que vive de la homeopatía (sin ella nadie le publicaría jamás ningún artículo sobre nada ya que como periodista es nulo).

    Puedo leer el artículo en el mail pero después no puedo verlo en el blog .

    Saludos!

    Eduardo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s